School for Tourists

The School for Tourists was initiated during a one year residency at Grizedale Arts in the Lake Distict, UK, in 2011. Held at the Coniston Institute, a historic building created by John Ruskin in the 19th Century, for education, the arts and social cohesion, the School for Tourists examined existing tourism, as well as the historical and sociological impact of the tourist. Through a week long course that brought together local residents, workers, council members, conservationists, service industry professionals and tourists the project aimed to consider and propose new models of relationship that might offer more to host and guest, to pilot and test new forms of tourism that are reciprocal and contributive.

The School for Tourists II in Casares, Spain, follows on as a development of this project. Having traced the history of tourism from the Grand Tour, to the package holiday, the modernist quest for authenticity to the post-modern quest for the in-authentic the School for Tourists II asks how we might shape a tourist model that begins in the muddy broken middle ground of relationship. What are the tactics for exchange and human relation that can result in benefit beyond the financial myth of tourist development?

In documenting the research process for this residency I will share through this blog some quotes and images from the theory and on site interviews and research that are informing the development of the work.

Encuentro con Vito, el cabrero

Conseguimos encontrarnos con Vito a 1.000 metros durante un descanso en una majada. Él, con más experiencia, nos había visto y oído a nosotros mucho antes que nosotros a él y su piara. Tras más de 40 años pastoreando por la Sierra de Gredos, Vito tiene la vista y el oido “hechos” para captar cualquier movimiento que ocurra en la montaña, y estamos seguros, percibe registros mucho mas pequeños y sutiles que los nuestros. Cada cabrero afina los cencerros de su piara a su gusto, con un timbre especial que hace a su piara única e inconfundible, y son capaces de distinguir cada una de sus cabras por su nombre, incluso aquellos que tienen 200 chivas.

Vito nos invitó a visitarle al día siguiente a su majada, nos enseñó su piara, cómo afinar las campanas (piquetas, cascabelas, piquete, media zumba y la zumba) y le acompañamos en su paseo diario con las cabras. Este curtido cabrero no hace trasterminancia, las cabras suben y bajan cada día. Su majada está en la sierra pasado el Raso, de tal manera que las cabras han aprendido una rutina que casi no precisa de la atención del cabrero. Por la mañana Vito abre el corral, y ellas solas salen hambrientas en busca de comida a los vecinos pastos de la sierra, siempre siguiendo el mismo camino, pasan el día comiendo arriba y al caer la noche, solas entienden que ha llegado el momento de recogerse, cuando baja el sol van asomandose a la majada, una a una, hasta llegar a las 130 cabras veratas que componen su piara.

¡Gracias Vito por tu acogida!

(pincha la imagen para ver la galería completa)

piara a la vista

Tras un par de horas escuchando el sonido de los cencerros sin conseguir ver una sola “verata” (así se llama a la cabra típica de la zona de la Vera), por fin divisamos una de las piaras que suben la sierra en paralelo a nosotros al otro lado de la garganta de La Chilla. El sonido en la sierra se comporta de un modo desconcertante, escuchas las campanas muy cerca pero realmente cuando consigues visualizar al animal, se encuentra al otro lado de la montaña, muy lejos. Ni siquiera con un buen teleobjetivo podemos registrarlas con suficiente definición como para apreciarlas bien; aunque, sí distinguimos entre robles a un cabrero a caballo que acompaña a la piara. Nos gustaría conocerle asi que seguimos el ascenso persiguiendo su sonido.

(picha la imagen para ver la galería completa)

 

joven peropalero

Quisimos capturar el paisaje sonoro de la trasterminancia de la sierra de Gredos. Durante las noches estivales, cuando las cabras se recogían en los corrales, los cabreros cantaban y bailaban en sus majadas. Abandonados los puestos de verano, en invierno aquellas músicas se bajaban a los pueblos transformandose en ritos y fiestas paganas, como el Peropalo durante el carnaval de Villanueva de La Vera. La tradición de tocar los tambores durante el carnaval peropalero viene de antiguo y al parecer los jovenes de Villanueva siguen manteniendola viva. Aquí os muestro a Blas, 15 años, toca el tambor desde niño, y tiene el honor de participar en los paseillos de las fiestas desde hace 4 años. El tambor es de confección absolutamente artesanal, y esta realizado con maderas de la zona y tejidos de cabra. Estuvimos grabandole una mañana en el pueblo de Villanueva de La Vera, ¡gracias Blas! por tu aportación sonora.

http://www.peropalo.es/

Empaque

En los 60´s del siglo pasado, con los aperos tradicionales, el periodo de recolección de 1 hectárea de cereal  requería 641 horas de trabajo. Hoy, mecanizados casi al completo, sobran más de 600 horas para concluir las labores de cultivo de cereal. Unos minutos bastan para controlar temperaturas, revoluciones, velocidades, bomba, inflado de neumáticos, accionar palancas, para elevar ruedas, tomar curvas o empaquetar la paja en prismas perfectos de 200 kilos.

¡Llama!

Para acceder a “Contestador” lo único que tienes que hacer es marcar este número, desde cualquier teléfono.

Si llamas desde un teléfono fijo nacional, la llamada es completamente GRATUITA y si lo haces desde un móvil, pagarás el precio que tengas estipulado con tu compañía para llamar a los fijos nacionales.

FONOTECA 2.0 leva anclas.

Tras el concierto del viernes poco tiempo me queda en Cal Gras. El miércoles tenemos el taller de iniciación a la construcción de minisintes  y esta tarde vendrán algunos componentes de la Colla de Grallers para realizar algunas tomas de los elementos electónicos.

La actuación del viernes “salió” que ya es mucho. Cuando uno intenta montar un espectáculo de estas caracteristicas, con tanta gente involucrada, con unos materiales sonoros tan nuevos y con un margen estrecho de tiempo para organizarla resulta complicado hasta hacerse una idea de cual va a ser el resultado. Además estaban los medios técnicos de por medio, lo que implica la presencia del señor Murphy (sí, el de la ley de la tostada) y aunque el montaje era muy sencillo surgieron varios problemas que nos retrasaron en el montaje. Por si esto fuera poco, un servidor pisó una regleta donde enchufamos las tomas de corriente, de esas con interruptor tan poco recomendables en escena, cortando la alimentación de mi tarjeta de audio, con lo que el sonido grabado de mesa se perdió. Lo vereis con el audio de cámara que pese a no tener la misma calidad, os podreis hacer una idea del resultado.

Al sonido me ayudo Campro de Autonoise quien estuvo procesando las fuentes sonoras a la vez que mezclaba el concierto, trajo una televisión modificada a modo de osciloscopio que estuvo haciendo saltar los plomos durante el montaje y tuvimos que poner una más pequeña, igual de alucinante.

He intentado introducir algun elemento escénico del tipo performance, danza o bastoners pero el verano, las vacaciones y los incendios forestales me lo han impedido. Conseguí la participación del Grup de Cantaires y la Colla de Grallers, estos últimos se presentaron en tropa, con mucha gente que no había venido ni a los ensayos y no hicieron gran caso a mis indicaciones, de igual modo agradezco su presencia.

Aquí os adjunto un testimonio gráfico de lo que fué el evento.