Murciélagos

El proyecto de mapeado sonoro que estamos llevando a cabo en SBG tiene como objetivos no solo mostrar lo que bien somos capaces de escuchar con nuestros propios oídos, sino además, tratar de revelar realidades sonoras imperceptibles para el oído humano, empleando para ello la tecnología. Estas exploraciones se basan por ejemplo en la escucha a través de medios distintos al aire, como por ejemplo el agua, donde por supuesto las vibraciones sonoras también se transmiten y pueden ser captadas con un tipo especial de micrófonos llamados, cómo no, hidrófonos. Otro límite que podemos tratar de superar es el de nuestro propio rango de audición, que va de unos 20 a 20000 hz, dependiendo de nuestra edad y estado de conservación. Por encima de ese límite podemos encontrarnos con sonidos producidos por un montón de aparatos electrónicos, pero en el exterior, también la presencia de seres como los murciélagos, habituales de la noche en entornos rurales y en algunas zonas naturales.

Estos utilizan para orientarse un sistema llamado ecolocalización, consistente en la emisión de pulsos que rebotan en cuerpos y objetos. Hemos explorado el paisaje nocturno de Sant Bartomeu en su búsqueda con un dispositivo capaz de hacer audibles para nosotros estas señales, revelando su presencia y movimientos. Dentro del pueblo hemos encontrado una mayor concentración de estas criaturas voladoras en los alrededores de la iglesia parroquial y en el carrer nou, mostrando su mayor actividad en las noches más calurosas.

SBGNouMurcielagos

This entry was posted in residencias 2011 by Pablo Sanz. Bookmark the permalink.

About Pablo Sanz

El trabajo de Pablo Sanz parte en gran medida de la reivindicación del medio sonoro y la escucha como vías de conocimiento, tanto en lo personal o como experiencia de gran valor estético, como en relación a otros muchos ámbitos. Este se basa en la exploración sensorial del entorno y el paisaje, sus características geográficas, arquitectónicas, urbanas, sociales e históricas, prestando atención a su dimensión y realidad sonora, la cual frecuentemente es obviada o relegada a un segundo plano, herencia de una sociedad con un perfil eminentemente oculocentrista como en la que vivimos. ¿Existen sonidos singulares en cada pueblo, ciudad, paisaje, edificio? ¿Cúal es la huella sonora de un lugar, es posible hablar de su identidad acústica? ¿Qué historias nos cuentan los sonidos de un lugar? ¿Es deseable conservar este patrimonio inmaterial, es posible hacerlo? ¿Qué es considerado ruido y qué no? ¿Cómo cambia el paisaje sonoro de un lugar con el paso del tiempo y la actividad humana? ¿Qué sorpresas nos revelan los sonidos que permanecen 'ocultos'? Estos son algunas de los interrogantes que se plantean y que nutren un proceso con énfasis en la inmaterialidad, la percepción, el detalle, lo cotidiano y en todo aquello que habitualmente puede pasar desapercibido. Las herramientas y técnicas principales que emplea se derivan del registro audiovisual y un tratamiento posterior de los materiales recogidos, empleando principalmente tecnologías digitales. El resultado son entornos sonoros en diverso formato, bien piezas para auriculares o altavoces, composiciones multicanal, trabajos para radio e Internet. Entre sus trabajos más recientes, destacan en 2010 Sounding Site, una instalación sonora creada para el sótano sur de La Tabacalera de Lavapiés creada a partir de la exploración de las propiedades acústicas, la arquitectura y los sonidos presentes en el edificio. El año anterior realizó un proyecto de exploración fonográfica en La Haya, un trabajo que se concentró en las exploraciones subacuáticas realizadas en los canales de la ciudad y que se exhibió en diferentes formatos: un mapa interactivo en Internet, una instalación en la galería Lokaal01 de Breda, y en la Royal Acdemy of Art de la Haya y un concierto acusmático en formato cuadrafónico realizado en Studio Loos, La Haya.