Gastronomía es territorio -De Puente Pumar al Collado de Sejos-

 

Entendemos territiorio como un espacio social construido históricamente.
Entendemos paisaje como una percepción multisensorial del territorio.
Entendemos que la gastronomía es parte del paisaje en cuanto a que sus productos son objetos sensibles en los que se aprecian relaciones territoriales.

 

Nuestro primer reconocimiento del territorio del Valle de Polaciones  fué un recorrido a pie entre Puente Pumar y el Collado de Sejos.
El camino transcurre por pistas forestales desde las que se pueden apreciar las principales estructuras funcionales del territorio; brañas, invernales, pastos de siega, menhires (reducidos ya a lo pintoresco).
Encontramos algunos de los pobladores del valle; vegetales como el saúco, serbal de los cazadores y animales, como la vaca Tudanca (variedad autóctona del Valle de Polaciones) vacas Limusinas , Charolesas y potros de carne.

Invernal

Potros de carne pastando

Invenal con vacas limusinas

Bosque sin pratificar

Serbal de los cazadores

 

Bayas de saúco aún verdes

Collado de Sejos, aderezado con composición estocástica de cencerros

La Piedra Jincá

Los Brañales