Los agricultores opinan que la nueva Politica Agraria Europea es un ataque frontal a su profesión

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, COAG, considera, tras analizar de forma exhaustiva la información que se va filtrando, que la nueva Política Agraria Comunitaria para el período 2014-2020 supone un ataque frontal al modelo agrario profesional. ??En ese sentido, los agricultores critican la pérdida de peso económico de la PAC, que sufre una importante reducción de presupuesto y que además experimenta un trasvase de fondos del primer pilar (pagos directos) al segundo (desarrollo rural). De este modo, parte del dinero que deben recibir directamente los agricultores y ganaderos pasa a destinarse a actuaciones de desarrollo rural, que si bien pueden beneficiar a los productores también pueden tener otros usos no relacionados con la actividad. Además, las medidas del segundo pilar son cofinanciadas, es decir, que si el estado no aporta su porcentaje de presupuesto, dicha cantidad se pierde. ??En cuanto al diseño propuesto para la nueva PAC, la Comisión plantea una nueva distribución de los pagos directos estableciendo como condición previa el hecho de ser “agricultor en activo” (excepto para ingresos menores de 5.000 euros), pero con una definición que en ningún momento prioriza a los agricultores y ganaderos que realmente viven de su actividad. Antes al contrario, se reconoce como actividad agrícola no sólo los cultivos y la cría y mantenimiento de ganado, sino también el hecho de tener la tierra en un “estado adecuado”. Esto permite ampliar considerablemente el número de posibles beneficiarios de las ayudas, favoreciendo a propietarios de grandes extensiones que no tendrán obligación de desarrollar en ellas ninguna actividad agraria. De este modo, la propuesta ignora el principal objetivo de la PAC: garantizar el abastecimiento de la población europea. ??Asimismo, la Comisión plantea una tasa plana, es decir, una ayuda por hectárea igual para todos, que no entiende de sectores más o menos sensibles ni de cuánto se haya invertido para modernizar una explotación, por ejemplo. ??Además de la renta base cuyo reparto acabamos de describir, el sistema propuesto establece un pago verde, que condiciona el 30% de la partida de ayudas directas al cumplimiento de una serie de requisitos medioambientales. Con este reverdecimiento de la PAC se pretende favorecer la promoción de la producción ecológica (este sistema de producción recibirá el pago verde automáticamente), el mantenimiento de prados permanentes y la diversificación de cultivos, si bien en algunos casos se fijan requisitos difíciles y costosos, a veces absurdos y no justificados desde el punto de vista medioambiental, que pueden convertirse en trabas para conseguir este porcentaje de ayudas, buscando por tanto un ahorro presupuestario. ??Otra de las grandes pantomimas, en su opinión,  de esta propuesta de Política Agraria se encuentra en lo que establece como modulación. Aparentando recoger esta reivindicación de los profesionales agrarios, en realidad lo que hace la Comisión es consolidar subvenciones millonarias, ya que sólo somete a la modulación una parte de los pagos directos, restando el componente verde y también los salarios y contribuciones sociolaborales. Un ejemplo: aunque se propone una modulación del 100% para las ayudas superiores a 300.000 euros, si a esa ayuda le añadimos el pago verde y los costes salariales y sociolaborales estaríamos hablando de importes que podrían superar el millón de euros, con lo que no se produciría ningún cambio respecto a la situación actual.

Lo mismo ocurre con las supuestas medidas de gestión de mercados que recoge la propuesta. Ni la Reserva para crisis ni el Fondo Europeo de Globalización (fondo con presupuesto ridículo, creado para compensar los perjuicios de los acuerdos comerciales con países terceros) significan una apuesta seria para frenar la especulación, los abusos de la distribución, la competencia desleal de los productos de terceros países o el alto diferencial de precios entre origen y destino.

En opinón de los agricultores: “??La Comisión sigue cerrando los ojos al tema clave, porque la continuidad de los sectores agrarios no se puede garantizar sólo con ayudas, sino que es necesaria la regulación de los mercados, para conseguir un mayor equilibrio en las relaciones comerciales. En un territorio con 500 millones de consumidores, los agricultores y ganaderos podemos y queremos vivir del mercado, pero eso no será posible si la PAC se dedica a seguir impulsando el proceso de liberalización y desregulación al que asistimos desde hace años, y que viene dictado por las grandes cadenas y la OMC.”

La superficie agrícola se reduce una cuarta parte en una década

El descenso en las explotaciones agrarias es constante y no parece que la cantera vaya revertir esta situación. Hace 11 años, las personas menores de 40 años al frente de una explotación representaban el 9,6% del total, mientras que ahora apenas son un 7%. El contrapunto de esta caída se halla en el aumento de casi un 5% en las personas de edades comprendidas entre 40 y 65 años y en la cada vez mayor presencia de mujeres como jefas de explotación. Ya suponen un 31% del total, seis puntos más que en 2009. Sin embargo, los terratenientes de más de 65 años bajan alrededor de un 2%.

Esta es la semblanza del campo en el Pais Vasco de acuerdo con la publicación de los últimos datos agrarios. Destaca el progresivo abandono de la agricultura, aunque también el que las mujeres terratenientes suponen un 6% más que en 2009 un  5 % más de jóvenes instalándose en el sector.

Euskadi es cada vez menos agraria y las perspectivas indican que la tendencia se acrecentará con el paso de los años. Según un informe presentado ayer por el Eustat, las explotaciones agrarias, 16.554 en 2009, han caído un 32,8% desde 1999. Además, la superficie agrícola utilizada también se ha desplomado un 25,5% en el mismo periodo analizado, lo que repercute en que las tierras labradas y las destinadas para pastos permanentes hayan disminuido un 6,4% y un 34,9%, respectivamente, desde 1999.

Las explotaciones porcinas, disminuidas en un 68,9% en el periodo analizado, son las que más afectadas se han visto por esta generalizada reducción de espacio e integrantes del mundo rural. Las explotaciones de aves, de su lado, descienden un 39,7% y las de bovinos, equinos y ovinos un 35,5%, un 19,9% y un 10%, respectivamente.
No obstante, mientras que las explotaciones agrarias son cada vez menos, en el periodo analizado se dispara el número medio de cabezas por explotación. Los mayores incrementos se produjeron en las de bovinos, con un 88,3% más de cabezas que en 2009; en las de equinos, que crecen un 56,4%, y en las avícolas, que aumentan un 44,5%, según los datos presentados ayer por el Eustat. De su lado, se reducen las cabezas de ganado de porcino, ovino y aves un 57,7%, 13,3% y 12,9%, respectivamente.
Por otra parte, el mundo rural se enfrenta a un problema que se ha hecho habitual en los últimos meses: los robos. Por ello, la Ertzaintza anunció ayer mismo en marcha una campaña de prevención de estos hurtos. Esta experiencia piloto, en marcha ya desde hace unos meses en los municipios vizcaínos de Durango y Gernika, incluye el aumento de patrullas rurales dedicadas a la vigilancia de dichas zonas y la distribución de dípticos informativos en euskera y castellano con algunas recomendaciones para tratar de dificultar la tarea a los ladrones.
Así, los 5.000 folletos repartidos a vecinos, ayuntamientos y centros municipales ofrecen medidas de autoprotección y consejos a seguir ante un posible hurto. Igualmente, la Ertzaintza pide a los ciudadanos que colaboren en la medida de lo posible para prevenir los saqueos.

K. R. – Bilbao – 15/07/2011

Los precios de los alimentos se multiplican por seis en junio del campo a la tienda

El abaratamiento de los productos en origen causado por la crisis del pepino provoca la mayor diferencia del año entre lo que gana el productor y el vendedor final

La diferencia entre el coste de los alimentos españoles en origen y el de venta al público marcó en junio un nuevo máximo, al multiplicarse de media por 6,28 debido a la caída de los precios en el campo por el efecto de la crisis del pepino, según ha informado la organización de consumidores Ceaccu en un comunicado.

El Indice de Precios Origen-Destino de los alimentos (IPOD), que elaboran mensualmente las asociaciones Ceaccu y UCE y la organización agraria COAG, se incrementó en 5,75 puntos, con lo que se trata del dato más elevado desde el inicio de este índice en mayo de 2008. Estas organizaciones achacan el aumento a la caída de los precios en el campo que provocó la alarma desatada por Alemania sobre la salubridad de los pepuinos españoles, que posteriormente se demostró injustificada.
Según el estudio de estas organizaciones, el precio de los productos agrarios se sextuplicó desde su cotización en origen hasta la venta al público, mientras que el precio de los productos ganaderos se triplicó. “Una vez más, la crisis la hemos pagado los eslabones más débiles de la cadena; agricultores, con pérdidas millonarias, y los consumidores, que no se han podido beneficiar de los bajos precios en el campo”, ha subrayado el secretario general de COAG, Miguel López.
Por tipos de productos, las hortalizas que registraron mayores diferencias de precios entre el campo y las tiendas fueron el pepino (un 2.350% más caros en la tienda que lo percibido por el agricultor), las cebollas (1.030%), la patata (943%), el repollo (808%), la lechuga (760%) y las berenjenas (745%).

EFE – 05/07/2011

Los precios de los alimentos se multiplican por seis en junio del campo a la tienda

El abaratamiento de los productos en origen causado por la crisis del pepino provoca la mayor diferencia del año entre lo que gana el productor y el vendedor final

La diferencia entre el coste de los alimentos españoles en origen y el de venta al público marcó en junio un nuevo máximo, al multiplicarse de media por 6,28 debido a la caída de los precios en el campo por el efecto de la crisis del pepino, según ha informado la organización de consumidores Ceaccu en un comunicado.

El Indice de Precios Origen-Destino de los alimentos (IPOD), que elaboran mensualmente las asociaciones Ceaccu y UCE y la organización agraria COAG, se incrementó en 5,75 puntos, con lo que se trata del dato más elevado desde el inicio de este índice en mayo de 2008. Estas organizaciones achacan el aumento a la caída de los precios en el campo que provocó la alarma desatada por Alemania sobre la salubridad de los pepuinos españoles, que posteriormente se demostró injustificada.
Según el estudio de estas organizaciones, el precio de los productos agrarios se sextuplicó desde su cotización en origen hasta la venta al público, mientras que el precio de los productos ganaderos se triplicó. “Una vez más, la crisis la hemos pagado los eslabones más débiles de la cadena; agricultores, con pérdidas millonarias, y los consumidores, que no se han podido beneficiar de los bajos precios en el campo”, ha subrayado el secretario general de COAG, Miguel López.
Por tipos de productos, las hortalizas que registraron mayores diferencias de precios entre el campo y las tiendas fueron el pepino (un 2.350% más caros en la tienda que lo percibido por el agricultor), las cebollas (1.030%), la patata (943%), el repollo (808%), la lechuga (760%) y las berenjenas (745%).

EFE – 05/07/2011

La deuda del campo es el 91% de la renta agraria

V.M – 18/07/2011
El endeudamiento del sector agrario al cierre de 2010 ascendía a 20.831 millones de euros, con un incremento del 1,04% sobre el fin del año anetrior. Esta cifra supone el 90,8% de la renta agraria obtenida por el sector en el mismo periodo y que se elevó, según los datos provisionales del Ministerio de Medio Ambiente, a 22.831 millones.

Aunque se trata de una cifra elevada, el endeudamiento es inferior al registrado en los años precedentes cuando el mismo superó los 26.000 millones de euros en 2007. La evolución a la baja del endeudamiento coincide con un periodo de crisis en el sector agrario y muy especialmente en la mayor parte de las cabañas ganaderas por la caída de los precios y el incremento de los costes de producción.
El sector es cada vez más reacio a pedir créditos al sector financiero por las escasas perspectivas de mejora y por los interrogantes de la política agraria del la UE.