Historias vividas

 

Historias vividas

Historias vividas

Historias vividas
“-¿por qué habría de asustar un sombrero? – me respondieron.Mi dibujo no representaba un sombrero. Representaba una serpiente boa que digiere un elefante. Dibujé entonces el interior de la serpiente boa a fin de que las personas mayores pudieran comprender. Siempre estas personas tienen necesidad de explicaciones […]

Las personas mayores me aconsejaron abandonar el dibujo de serpientes boas, ya fueran abiertas o cerradas, y poner más interés en la geografía, la historia …”

Antoine de Saint-Exupéry

Al inicio de este proyecto, Vegaviana, era para algunos sólo un punto en el mapa, un mapa con una forma familiar quizás. Ahora no es sólo un mapa, por fantástico que fuera éste, sino toda una geografía, y un montón de de historias vividas.

DIARIO_PUEBLA #7

 

Al comienzo del proyecto, para diseñar el mapa conceptual de la narración, pedimos un texto reflexivo a cada persona que formaba parte o había estado en el colectivo en algún momento. En estos textos se esbozan los deseos, motivaciones, expectativas, dificultades o desilusiones de cada uno y su articulación en el colectivo. También las experiencias más interesantes que a cada uno le gustaría desarrollar o visibilizar en el proyecto.

 

Estos textos nos han ayudado mucho a preparar las entrevistas y a tener una visión más amplia de la complejidad y diversidad de puntos de vista que son posibles desarrollar en un proyecto de estas características. Esto ha sido importante para abrir nuevas líneas de exploración que, a pesar de la cercanía que tenemos con el grupo, o quizás precisamente por esto, podíamos haber obviado o ignorado.

Este mapa seguirá creciendo con los conceptos nuevos que surjan en las charlas-entrevistas.

 

Tags: colectivo, mapa conceptual.

 

 

DIARIO_PUEBLA #6

la casa de todos” es el espacio físico-temporal que recoge actualmente el proyecto de los apisquillos. Una edificación de autoconstrucción con materiales de la zona:  paredes de piedra y adobe, madera para la estructura de la casa y tejado, teja árabe, aislantes basados en tierra, paja y lana … La obtención de estos materiales supuso un esfuerzo muy grande, pero hizo posible minimizar el presupuesto para la construcción. Se hizo un llamamiento para que participara y colaborara todo aquel que quisiera de manera voluntaria compartiendo este espacio de aprendizaje y experimentación. El desarrollo de estas estrategias colectivas – colaborativas, es indispensable, cómo nos cuenta Oscar, para conseguir cosas tan impensables como por ejemplo, la construcción de una casa sin tener que pedir un crédito, sin contratar a una cuadrilla, sin tener ni idea..

Esta casa es un lugar de referencia fundamental para la población local. A diario mucha gente pasa por aquí para encontrarse con el resto, informarse de dónde está el ganado, charlar sobre las últimos acontecimientos en el pueblo, ver que tareas quedan por hacer en los huertos compartidos, almorzar a media mañana, echar un vistazo a internet, llamar por teléfono, ver una peli por la noche o compartir una comilona en torno a la gran mesa que ocupa el espacio común de la parte de abajo de la casa… Un lugar que se ha ido abriendo a esa “comunidad ampliada”, cómo nos cuenta Eva, formada por todas aquellas personas (vecinas, grupos de consumo, colegas)  que han sido fundamentales para la construcción de este proyecto colectivo, aportando soporte y apoyo para hacer posible lo imposible. Un espacio que funciona cómo centro social, activador de un entramado de gente que se ha ido uniendo a la vida en este pueblo, animados por la presencia de este colectivo, que con el paso de los años a abierto sus puertas al resto de la población local.

También lugar de paso para mucha gente de fuera que viene a pasar temporadas, conocer el proyecto y ayudar en las tareas cotidianas o en momentos de mucho trabajo (construcción de la casa, de la quesería, parideras de ovejas y cabras…)

La Carmen de Vegaviana

La Carmen de Vegaviana

La Carmen de Vegaviana

La mujer más famosa de Vegaviana fuera de Vegaviana se llama Carmen. Es la muchacha que aparece en la mítica foto de Kindel.  Ahora, delante de las casas hay árboles en lugar de agua y han desaparecido todas las chimeneas de las casas menos una, pero la línea de casas de El Cordel sigue siendo reconocible.

El domingo, antes de irnos, le regalamos una copia de la foto para su salón.

 

La Tía Abujeta

La Tía Abujeta

La Tía Abujeta

Eugenia Malpartida y su marido Pedro Abujeta llegaron a Vegaviana como colonos cuando las casas aún estaban en construcción. Así era ella en esos años, en los que  vivió junto a su familia en barracones mientras sembraban los primeros cultivos del pueblo. Hoy, con 94 años, es la vecina más longeva y querida de Vegaviana.

“… y en el cuarto de estar”

"... y en el cuarto de estar"

"... y en el cuarto de estar"

“… y en el cuarto de estar, junto al cuadro religioso, la radio que les tiene al tanto de lo que ocurre en el mundo, !y en el futbol!”

Imagen del documental de la época realizado por el Departamento de Cinematografía del Ministerio de Agricultura.
Cortesia: Mediateca Digital, Area de Documentación e Información, S.G.T. del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino.

 

“En las difíciles tierras de Cáceres ha nacido un pueblo”

Plano Vegaviana. Fernandez del Amo

Plano de Vegaviana. Fernandez del Amo

En las difíciles tierras de Cáceres ha nacido un pueblo. Brotó de la tierra con la misma naturalidad y sencillez que una planta; con la misma humildad y alegría que tienen las encinas y los tomillos entre los que Vegaviana está enclavado”.
José Antonio Marina.