DIARIO_PUEBLA #2

 

A través del aprovechamiento de los recursos locales, los apisquillos buscan ampliar al máximo el proceso de autosuficiencia, para tratar de vivir del campo colectivamente. De esta manera, la parte productiva se ocupa del manejo extensivo de rebaños de ovejas y cabras de razas rústicas y autóctonas, del cultivo de huertos priorizando las variedades locales y el aprovechamiento forestal para pastos y leña.

El porqué elegir el mundo rural para iniciar un proyecto de este tipo, ha sido precisamente la búsqueda de la autogestión en el cotidiano. Otro motivo de peso ha sido la inquietud por el preocupante desmoronamiento de la cultura campesina y las ganas de recuperar los saberes tradicionales del mundo rural para reconvertirlos en nuevos caminos para vivir colectivamente. Una decisión que parte de unos objetivos muy claros pero complejos a la vez, cómo cuenta Álvaro: “… unir el pensamiento y la acción, vivir lo que queríamos vivir, estar en contacto directo con la tierra, con lo vivo, con lo no mediado, comenzar el camino de la reapropiación, intentar sustraernos de la sociedad del espectáculo, despojarnos del aburrimiento y la inconsistencia de la militancia ciudadana…”