About L. Loren - J. Valentín

Lucía Loren Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid (1997). Varias becas y premios le han permitido participar en proyectos de investigación artística: Beca Erasmus, “Accademia di Belle Arti”, Bologna, Italia (1997), Beca Convenios Internacionales, “Facultad de Artes”. Tucumán, Argentina (1999), Beca Ministerio Asuntos Exteriores, “Accademia di Belle Arti”, Bologna, Italia, (2000), Premio Artes Plásticas, Consejería Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid (2003). Las relaciones de intercambio del ser humano con el entorno y el paisaje que se conforma, son el tema principal de reflexión de su trabajo en estos últimos años. Esta vinculación con el paisaje ha inspirado las intervenciones específicas que ha realizado en diversos entornos naturales: Reserva Biológica Horcomolle”Tucumán (Argentina), I poetti fanno la cittá Bolonia (Italia), Oltre il Giardino San Mauro Pascoli (Italia), Parque de Esculturas Lomos de Oro Villoslada de Cameros, La Rioja, Arte en la TierraSanta Lucia de Ocón, La Rioja, El Bosque HuecoPuebla de La Sierra, Madrid, Naturalmente ArtificialMuseo Arte Contemporáneo Esteban Vicente, Segovia, Un camino entre el Arte y el Medio Rural Valdemanco, Mancomunidad Servicios Culturales, Madrid, V Muestra de Teatro de Calle de la Sierra Norte, Artifariti III Encuentros Internacionales de Arte en Territorios Liberados del Sahara Occidental, Camino de las Raíces, La Alberca, Salamanca. En todas estas intervenciones, utiliza los elementos del paisaje para realizar pequeñas variaciones que reflexionan sobre el propio concepto de paisaje cultural. En muchas ocasiones, el proceso de trabajo se convierte en un espacio abierto a la participación de la población que habita el lugar, generando un intercambio de experiencias y conocimientos entre el proceso artístico y la población rural. Juanma Valentín, (Gran Canaria , 1969) , pronto se desplaza a Madrid donde realiza su formación audiovisual y teatral. Forma parte de la compañía de teatro clásico “Zarabanda CT” y funda junto al guionista Manuel Ortega Yañez el grupo de teatro “Fauna Artística”. Durante algunos años trabajó en televisión y publicidad y en 1996 realiza el premiado cortometraje Siluetas. Desde su productora Ojos de nube ha puesto en marcha la herramienta audiovisual, talleres audiovisuales infantiles en el entorno rural: Un pueblo de niños, La senda de los zapatos, Apretados y El deseo. En 2004 dirige su primer documental El bosque hueco sobre las intervenciones de la artista Lucia Loren en la naturaleza al que siguen otros trabajos relacionados con la creación artística que le llevan a relacionarse estrechamente con el arte contemporáneo.

DIARIO_PUEBLA #2

 

A través del aprovechamiento de los recursos locales, los apisquillos buscan ampliar al máximo el proceso de autosuficiencia, para tratar de vivir del campo colectivamente. De esta manera, la parte productiva se ocupa del manejo extensivo de rebaños de ovejas y cabras de razas rústicas y autóctonas, del cultivo de huertos priorizando las variedades locales y el aprovechamiento forestal para pastos y leña.

El porqué elegir el mundo rural para iniciar un proyecto de este tipo, ha sido precisamente la búsqueda de la autogestión en el cotidiano. Otro motivo de peso ha sido la inquietud por el preocupante desmoronamiento de la cultura campesina y las ganas de recuperar los saberes tradicionales del mundo rural para reconvertirlos en nuevos caminos para vivir colectivamente. Una decisión que parte de unos objetivos muy claros pero complejos a la vez, cómo cuenta Álvaro: “… unir el pensamiento y la acción, vivir lo que queríamos vivir, estar en contacto directo con la tierra, con lo vivo, con lo no mediado, comenzar el camino de la reapropiación, intentar sustraernos de la sociedad del espectáculo, despojarnos del aburrimiento y la inconsistencia de la militancia ciudadana…”

 

 

 

 

 

DIARIO_PUEBLA #1

 

 

La carretera a Puebla de la Sierra sólo conduce a un lugar: Puebla de la Sierra. Esta pequeña localidad se encuentra escondida en la esquina noreste de la Comunidad de Madrid. Todo su territorio está recogido en un valle cerrado y profundo, rodeado por un gran anfiteatro montañoso coronado con elevaciones que superan los 1800 m. Sorprende al visitante que se pueda encontrar un lugar tan recóndito a tan sólo una hora y media de la capital. Pero lo más asombroso es que parte de la población que habita este lugar se resista a quedar atrapada en la imagen de un parque temático rural dedicado al turismo.

Los apisquillos, un colectivo agroecológico asentado en este lugar hace ya 11 años con un proyecto de vida comunitaria va a ser el eje fundamental de la historia visual que pretendemos desarrollar. Ellos son parte fundamental de esta comunidad biótica que trata de aprovechar y conservar el potencial de este territorio. Un proyecto de vida que se dibuja cómo una búsqueda de nuevos espacios de autonomía. Todo un reto dentro de esta sociedad educada para la dependencia absoluta.