Pequeño Museo Comunal

El proyecto Viejas Cabañas. Extramuros. Sobre la tierra de todos. ha tomado una forma conclusiva. Es un final pero también el principio a una posibilidad: la recuperación de tierras y espacios comunales.

Estamos en uno de los límites del pueblo de Almonaster La Real. En una porción de tierra que pertenece a los Comunes de este pueblo. En ella siguen en pie muretes de piedra, pequeñas habitaciones, cubículos, guaridas. Sobre la mejor posicionada hemos trazado una estructura que explora lo que esta tierra es y lo que podría ser…

La tierra pertenece a los Comunes. Es una tierra antigua. Romana. Almohade… Y con las piedras de todas esas épocas pudieron ellos levantar estas cabañas. Allí vivían sus animales. Ellos también son los Comunes. Al trabajo de ordenar esas piedras le correspondía un derecho, el de poseer los muros pero no la tierra sobre la que se levantaban. Los muros de esta cabaña son de Manuel Barrero. Este es el documento de donación de esos muros al Común.

En el centro Manuel Barrero con algunos de nosotros. Le ha gustado mucho esto de los Comunes y el Pequeño Museo, así que haya donado con gusto los muros de su majada. La cuestión de la propiedad de los muros de esta comunidad era ya de por sí particular, porque han ido pasando de mano en mano por casi todos los vecinos.

Estos comunes tienen un alcalde, Manuel Angel, a quien le interesa el proyecto y viene a vernos. En ocasiones el que haya una figura que toma decisiones impide que esos que se dicen Comunes se organicen. Habría que pensar cómo cambiar esto…

El lugar está arropado por unas bóvedas encadenadas. Tejas enormes. Formas animales. Un retablo de madera y barro. Los animales ya no se cobijan allí, pero sus lomos y testuces pasajeras han pasado a tomar forma en la arquitectura.

Decimos que este es el Pequeño Museo Comunal. Es un espacio que piensa esta idea de lo Comunal, y lo trata de pensar desde las formas mismas que lo configuran. Desde el cómo y el quien ha levantado esas formas y desde el proceso de esa estructura como forma. Es un lugar de reunión. Donde comenzar una colección. Donde componer una historia que anda desperdigada, que aun no está escrita. Los documentos e imágenes de esta tierra y de tantas otras que cuentan cómo son capaces de organizarse las fuerzas comunes

This entry was posted in residencias 2011 by Susana Velasco. Bookmark the permalink.

About Susana Velasco

Susana Velasco se forma en el ámbito de la arquitectura, viene trabajando sobre formas de vida-arquitectura-emancipación-espacios-mundo. Uno de estos trabajos colaborativos es la construcción de la Cámara Solar del pueblo de Herreruela. Forma parte de Ludotek donde durante los últimos años han tratado de encontrar la potencia en el vínculo de infancia, arte y política. Junto a Rafael Sánchez-Mateos también trabaja en el proyecto Cunctatio –retardo, periferia y resistencia- que hasta ahora ha tomado forma en la periferia de Madrid con Cunctatio del Sur. Estas experiencias le llevan ahora a recorrer el frente de trincheras de la Batalla de Madrid y a buscar formas de autoconstrucción y lucha que llevan consigo en algún caso una idea de separación y a su vez de encuentro con el mundo. Trata de encontrar un vínculo natural entre el trabajo de investigación y el de docencia en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid.