Lo abierto en las Viejas Cabañas

Nueve de junio, año dosmildoce.                                                                                                 Majadas, cuadras y zahurdas del cerro de la mezquita. Almonaster La Real ( Huelva).

En medio de esta tierra que es de todos. Común. Sobre una de las majadas de esta comunidad, se levanta ahora una pequeña cubrición hecha en madera, barro y ramas. Ha sido trazada según las condiciones del entorno y su forma material trata de hacer una reflexión sobre los vínculos de lo humano, la tierra y lo animal. Cabras, burros, mulas y numerosos vecinos volvieron a subir a este cerro después de años de olvido. Para celebrarlo Angelita y Francisca prepararon tortillas y Manuel Ángel, el alcalde, subió una cuba con ponche. Se mostraron documentos de archivo, fotos y dibujos que han dado forma a este proceso. También documentos que constatan formas de organización comunal en Almonaster, amistades y sociedades fraternas, comedores populares, permutas de terrenos y recogida de animales perdidos -dichos mostrencos-. Por el espacio circulaba una colección de dibujos hechos por Miguel que tratan de acercarse al espíritu de los animales en su medio, formas de lo salvaje que atraviesan al animal. También apuntes de la forma de trabajo de los aparejos como mediadores desde el humano a la tierra a través del vector animal. Algunas formas-piedra que también acogen en su superficie tallada la carne de las testuces animales.

Desde esta alto lugar se ve hacia abajo el manto de viejas cabañas, hacia arriba la muralla, y desde el interior de la cabaña y su cubrición se puede ver un monte que es una señal: cuando el carabo canta abajo de la ladera hará sol, cuando canta arriba lloverá. Esta minúscula guarida es un observatorio desde el que tomar distancia a los acontecimientos de alrededor y su traza procura leer el tiempo del fragmento de tierra donde se posa.

    

This entry was posted in residencias 2011 by Susana Velasco. Bookmark the permalink.

About Susana Velasco

Susana Velasco se forma en el ámbito de la arquitectura, viene trabajando sobre formas de vida-arquitectura-emancipación-espacios-mundo. Uno de estos trabajos colaborativos es la construcción de la Cámara Solar del pueblo de Herreruela. Forma parte de Ludotek donde durante los últimos años han tratado de encontrar la potencia en el vínculo de infancia, arte y política. Junto a Rafael Sánchez-Mateos también trabaja en el proyecto Cunctatio –retardo, periferia y resistencia- que hasta ahora ha tomado forma en la periferia de Madrid con Cunctatio del Sur. Estas experiencias le llevan ahora a recorrer el frente de trincheras de la Batalla de Madrid y a buscar formas de autoconstrucción y lucha que llevan consigo en algún caso una idea de separación y a su vez de encuentro con el mundo. Trata de encontrar un vínculo natural entre el trabajo de investigación y el de docencia en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid.