reverberación (materiales de viaje V)

PCRN con CAMPO ADENTRO en la GRAN URBE

Nota informativa de la PCRN sobre la jornada de 13 y 14 de diciembre de Campo Adentro en La Casa Encendida de Madrid, publicada originalmente en la web de PCRN:

 

27/12/2011 – Plataforma Ciudadana Refinería No

El pasado miércoles, 14 de diciembre de 2011, estuvimos en La Casa Encendida de Madrid acompañando a nuestro amigo Isaías Griñolo en la presentación de su trabajo reverberación para el proyecto Campo Adentro.

Como ya sabéis, Isaías llegó a nosotros con el objetivo de mezclarse durante más de dos meses y crear una obra artística sobre la realidad del mundo rural en el que se ha integrado. Si queréis haceros una idea del proceso seguido por el artista, podéis consultar el blog que ha ido elaborando para el proyecto, una buena forma de aterrizar en una problemática que ha generado, por ahora, siete años de intensa actividad reivindicativa y ciudadana.

Nos presentamos a la cita con las incertidumbres que se crean por la propia experiencia vivida, sobretodo al contemplar las contradicciones que para nosotros el propio proyecto aparenta presentar, como es el hecho de ser una iniciativa en la que participan el Ministerio de Medio Ambiente y el Ministerio de Cultura entre otros organismos oficiales, o el hecho de ser “La Casa Encendida” de Caja Madrid, la institución que acogió la jornada de presentación el 13 y 14 de diciembre… pero, como aprendimos más tarde, “son brechas”… o espacios del “otro” a los que hay que ir para visibilizar nuestra lucha, grietas por las que colarnos desde las que actuar en las posiciones del NO A LA REFINERIA.

Cuando llegamos, nos dirigimos al patio central, un espacio compartimentado para acoger cada día a cinco de los diez proyectos artísticos que esta edición de “Campo Adentro” contempla, un programa de residencias en el medio rural por el que el artista llegó hasta nosotros. Allí estaba Isaías, montando su espacio, ordenando papeles, colocando fotografías, camisetas, carteles, folletos, banderas, pancartas, una pequeña proyección con montajes y hasta un buen pedazo de chapapote recogido recientemente en una de la playas del entorno de Doñana… un mojón negro de petróleo (de unos 10 ó 15 kilos) que después supimos era uno de los que salen en las costas de Doñana a causa de la rotura de la monoboya de Cepsa de 2009.

Frente al resto de creaciones artística, ésta parecía un tenderete, algo que los críticos artísticos más ortodoxos despreciarían como arte al no ser una obra de enmarcar o colocar en una rotonda. Pero esta obra, llamada reverberación, pretende plasmar los ecos, los sonidos, aquéllo que queda de nuestra historia antirefinera. Como dice el propio Isaías:

“mostrar los restos de la batalla… la reciente historia de Tierra de Barros que, algunos, desde el poder, se empeñan en no contar… materiales cuyo destino debe ser los archivos municipales de los pueblos que han luchado para que su tierra siga libre del monstruo refinero”.

Durante la mañana ayudamos a terminar de colocar los materiales. Mientras, no cesaba el devenir personas que se acercaban a contemplar todas las obras. Observé que quienes paraban en el espacio de reverberación, hacían un pequeño recorrido por nuestra historia y se llevaba una idea completa de la problemática acontecida en nuestro entorno (refinería, tubo de petróleo, imputados, abuso de poder, depredación empresarial, caciquismo, propaganda mediática, acción ciudadana…) algo nada fácil de realizar, debido a la cantidad de hechos y actuaciones acontecidas durante todo este tiempo.

Después de comer y disfrutar de un corto receso, aprovechamos para quedar con amigos y compañeros de la lucha antirefinera, nos dirigimos a nuestro espacio para recibir a los visitantes y atenderlos en todas las cuestiones que plantearan. Numerosas, variadas y enriquecedoras fueron las conversaciones que se generaron en ese tiempo programado, pues se compartieron experiencias e ideas.

La jornada se cerraba con una presentación de las obras y un debate, a modo de mesa redonda entre los organizadores del proyecto, varios catedráticos del mundo artístico, los creadores residentes, los colectivos de acogida y con la participación final del público asistente en general.

Fue rico y diverso el debate que allí se generó, pero sin duda, el ejemplo de la situación de Caja Madrid en Refinería Balboa y su doble juego con obras como La Casa Encendida, centró el devenir final de la conversación. “El arte desvirtúa la política” fue la frase que hizo condicionar el resto del encuentro. Visiones conceptuales artísticas se mezclaban con las experiencias vividas, generando un diálogo muy interesante que por desgracia se vio limitado por el tiempo disponible, aunque imaginamos que serán los organizadores quienes profundicen en lo allí tratado en esta primera jornada de presentación de Campo Adentro.

Un pequeño concierto acompañado de una copa de vino (nuestro ecológico de la cooperativa CAVE se sirvió junto a uno de Ribera del Duero y por lo que pudimos observar triunfaron en el paladar del público), fueron el broche final a las jornadas de Campo Adentro. Multitud de asistentes aprovecharon el ambiente distendido para felicitar a Isaías por plasmar la lucha de la Plataforma Ciudadana Refinería NO y a la vez que mostrar su apoyo a nuestro colectivo. El público se interesó por el estado actual del proyecto refinero, así como por la situación de los imputados.

Queremos agradecer a la organización de Campo Adentro su acogida en este proyecto, una iniciativa que consideramos vital para el análisis de la problemática del mundo rural desde un punto de vista artístico, y a Isaías por su entrega, trabajo y afecto para con todos nosotros.

 

This entry was posted in residencias 2011 by Isaías Griñolo. Bookmark the permalink.

About Isaías Griñolo

Isaías Griñolo, (Bonares, Huelva, 1963), suele trabajar en proyectos de largo recorrido, ligando el arte a la realidad social en contextos concretos. Actualmente está desarrollando tres proyectos. El primero Asuntos Internos, donde estudia las políticas culturales y sus implicaciones sociales. Desmemoria, una relación de 14 documentos sobre un lugar de olvido: La plaza de toros de Badajoz, que indaga en la difusa relación existente entre arquitectura y memoria; y por último Escombros, un compendio de imágenes, relatos y discursos sobre las prácticas ecologistas en Andalucía y las relaciones entre el Capital y el Territorio, un cuerpo de trabajo que busca dinamizar las relaciones entre ecología política y arte. A este último proyecto pertenece Las fatigas de la muerte (La lógica cultural del capitalismo químico), en cuyo marco se inscribe los trabajos que realiza en la actualidad. Recientemente ha coordinado uno de los talleres del ciclo Capital y territorio ¿La construcción de un sueño?, un proyecto de UNIA arteypensamiento, donde además de los planteamientos teóricos se propuso explorar en prácticas artísticas un discurso crítico sobre los procesos urbanísticos. Ultimamente ha participado en la exposición Principio Potosi (Museo Reina Sofía), con la obra Mercado Energético Puro, un trabajo en el que a través de documentación, fotografías, mapas, y abundante material audiovisual, analiza las problemáticas derivadas de los límites del crecimiento en Huelva, centrando la mirada en la industrias química de los fertilizantes y en la expansión incontrolada de la agroindustria de la fresa en el entorno de Doñana. Es miembro de la PRPC (Plataforma de Reflexión de Políticas Culturales), colectivo que lucha contra la Bienal de Arte Contemporáneo de Sevilla.