Aparejos. Mediaciones

Pienso en el significado de aparejo, y en cómo guarda consigo la idea de dispositivo de mediación. Son los palos y las velas que se exponen al viento para ponerse en movimiento, son también los utensilios de pesca. En construcción son las disposiciones y  la traba de los materiales para sostener una estructura. El talabartero moldea y cose aparejos en tela que se adaptan a la cabeza o al lomo de las bestias para cargar, arar o montar al animal. Le he pedido a Miguel que me cuente cómo se cosen y se colocan los aparejos, para explicármelo se los ha puesto encima de su cuerpo, me ha sorprendido el espacio vacío entre el aparejo y su rostro, ese vacío es la distancia que le separa del burro, pero en ese instante había algo que les aproximaba. Los aparejos median entre el humano y el animal. Luego son los aperos los que voltearán los surcos, así que éstos medien entre el animal y la tierra. Qué dificil le resulta al humano el encuentro directo con las cosas. Espectadores, siempre a distancia del espectáculo, percibiendo el mundo ya interpretado, pero jamás lo abierto.

Hablo con un amigo del deseo de tener algún animal con el que salir a nadar, quizás un visón sea algo no demasiado extravagante. Parece que de este modo pudiéramos prolongar nuestra sensibilidad en el otro cuerpo, casi sentir la motricidad y la viveza de la que carecemos. Eso ocurre en cierta forma al ver volar a las aves, aunque no las poseamos. Los animales se han representado antiguamente siempre de perfil, en la dirección de su forma, de su avance, como un vector, un canal; parece ser que antes era bien extendida la idea de que eran vehículos para conectar con la naturaleza. En unas cartas que escribió Rilke en su estancia en España se da cuenta de lo fácil que nos resulta captar en nuestro interior la voz de los pájaros, hasta hacer posible que el mundo entero se torne en nosotros espacio interior, porque sentimos que el pájaro no hace distinción entre el corazón suyo y el corazón del mundo. Son tan diferentes los efectos con el medio que hablar de los animales es tanto como no haber definido nada. Las clasificaciones de la ciencia han conseguido la racionalización de aquello que nos cuestiona, alejándolo, neutralizándolo. Destinados así a los placeres de la caza, la equitación o la cocina. Frente a esto cabría hacerse la pregunta de si es posible establecer algún tipo de relación más justa con los animales, menos engañosa y desequilibrada. Cabría también preguntarse si es posible hacer de nuestro entorno un lugar más conectado con lo abierto. Si algo de las formas que nos rodean – aquellas que construimos- puede aprehender de ese otro algo animal.

Si ese animal que seguro avanza hacia nosotros
en otra dirección tuviera una conciencia como la nuestra
nos haría cambiar de rumbo con su transformación.
Pero para él su ser es infinito,
incontrolado y sin visión de su propio estado,
puro, al igual que su mirada hacia delante.
Y donde nosotros vemos futuro, ahí él lo ve todo
y se ve en todo y a salvo para siempre.

This entry was posted in residencias 2011 by Susana Velasco. Bookmark the permalink.

About Susana Velasco

Susana Velasco se forma en el ámbito de la arquitectura, viene trabajando sobre formas de vida-arquitectura-emancipación-espacios-mundo. Uno de estos trabajos colaborativos es la construcción de la Cámara Solar del pueblo de Herreruela. Forma parte de Ludotek donde durante los últimos años han tratado de encontrar la potencia en el vínculo de infancia, arte y política. Junto a Rafael Sánchez-Mateos también trabaja en el proyecto Cunctatio –retardo, periferia y resistencia- que hasta ahora ha tomado forma en la periferia de Madrid con Cunctatio del Sur. Estas experiencias le llevan ahora a recorrer el frente de trincheras de la Batalla de Madrid y a buscar formas de autoconstrucción y lucha que llevan consigo en algún caso una idea de separación y a su vez de encuentro con el mundo. Trata de encontrar un vínculo natural entre el trabajo de investigación y el de docencia en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid.