Elegías. Lo abierto.

La distancia entre el humano y el animal se alarga cada vez más. Los habitantes de la ciudad han eliminado poco a poco a los otros seres que aun toleran nuestra presencia, sienten así una orgullosa repugnancia hacia las palomas. Benditas criaturas salvajes que osan permanecer y desafían con sus movimientos la ciudad planificada. La división jeráquica primera que dibuja al homo como una animal rationale, por encima los dioses, por abajo, los animales, continúa después estableciendo otras diferencias, como las de los hombres y las mujeres, los adultos y los niños, los civilizados y los salvajes.

La entrada a este jardín se abre a un mosaico circular rodeado de vegetación exhuberante; entretejido con árboles y trepadoras se aprecia una estructura calada que serpentea por el jardín tomando formas diversas, su interior está lleno de aves y en los tramos más grandes del aviario hay espacio suficiente para volar. En los pueblos el encuentro con el alma animal también se va reduciendo, Paco va resolviendo esta ausencia construyendo espacios donde compartir su tiempo con los cantos de los pájaros. La pobreza le abrió la inventiva, de ahí que haya ido ideando formas autoconstruídas, comenzó dibujando formas con el empedrado, ha seguido cubriendo así muchas de las calles de estos pueblos. Durante muchos años como casi todos aquí tuvo cabras, levantó para sus animales, entre las peñas, una hermosa cabaña a base de madera y chapa de bidones. Ya no vive de estos animales, pero no ha podido evitar traer algunas cabras serranas a esta cabaña, blancas y de cuernos contorneados, con ellas pasa cada día gran parte de la tarde.

Quedan algunos signos de presencia animal; recogidos en diferentes formas, dispersos aquí y allá; algunos puros, otros interpretados por el humano. Contienen esas formas algo del presente pleno. Rilke revela todo esto sin elevar la voz, la octava Elegía de Duino merodea esta intuición. Los humanos captamos en los ojos de su cara la presencia de lo abierto, y gracias a esta hondura de su semblante podemos saber lo que hay afuera, más allá de nuestra conciencia y del espacio acotado que demarca.

 

Con todos sus ojos ve la criatura
lo abierto. Sólo nuestros ojos están
cual trampas en torno a su libre salida.
Lo que hay afuera lo sabemos sólo por el semblante
del animal; porque ya al niño tierno
le damos la vuelta y lo obligamos a mirar hacia atras
lo ya formado y no lo abierto, eso que es
tan profundo en el rostro del animal. Libre de muerte.
A ella solo nosotros la vemos; el animal libre
pues ya desde el principio volteamos al niño
y lo forzamos a que vea de espaldas la creación,.
no lo abierto, que en la mirada animal es tan profundo.
Libre de la muerte. Sólo nosotros la vemos;
el libre animal tiene tras de si su ocaso
y ante si a Dios y, cuando camina, entonces camina
en la eternidad, asi como manan las fuentes.

La presencia de estas formas de lo abierto se va apagando, pero algunas formas salvajes resisten en lo incontrolado. Los vecinos recuerdan como el cerro de la mezquita estuvo hasta hace algunos años lleno de construcciones para animales, las que quedan en pié abren el principio de este trabajo. Recuerdan también cómo los animales ocupaban en lo alto incluso el interior de la muralla, andaban así de modo libre dentro y fuera. Con la luz de la mañana acariciando esa superficie se puede apreciar todavía un manto surcado por una dibujo de caminos, el tejido de malla que forman revela los seres que sobre él han caminado. La superfície de esa tierra recuerda a un mar, el espacio liso más puro, donde no hay bordes sino intensidades. La mirada que lo recorría en otro momento supo ver caminos por todas partes, su carne hizo del monte camino, y ofreció a la tierra aquello que vemos en la profundidad de su mirada, la posibilidad de lo abierto. Caminos de carne.

 

This entry was posted in residencias 2011 by Susana Velasco. Bookmark the permalink.

About Susana Velasco

Susana Velasco se forma en el ámbito de la arquitectura, viene trabajando sobre formas de vida-arquitectura-emancipación-espacios-mundo. Uno de estos trabajos colaborativos es la construcción de la Cámara Solar del pueblo de Herreruela. Forma parte de Ludotek donde durante los últimos años han tratado de encontrar la potencia en el vínculo de infancia, arte y política. Junto a Rafael Sánchez-Mateos también trabaja en el proyecto Cunctatio –retardo, periferia y resistencia- que hasta ahora ha tomado forma en la periferia de Madrid con Cunctatio del Sur. Estas experiencias le llevan ahora a recorrer el frente de trincheras de la Batalla de Madrid y a buscar formas de autoconstrucción y lucha que llevan consigo en algún caso una idea de separación y a su vez de encuentro con el mundo. Trata de encontrar un vínculo natural entre el trabajo de investigación y el de docencia en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid.