Huellas sonoras – Inauguración


Ya está inaugurada la exposición en Sant Bartomeu, que estará abierta hasta finales de este mes. Como estaba planeado, realizamos dos actos, uno por la mañana, conectando por streaming con la presentación en MedialabPrado del proyecto Campo Adentro y el siguiente ya a la tarde, con el fin de dar la oportunidad de acercarse a más vecinos.

La recepción fue positiva y cosechamos las primeras impresiones. He de confesar que fue un alivio, pues a pesar de las muestras de interés recibidas durante las últimas semanas, dudaba de cómo serían recibidos en SBG pueblo los resultados de un trabajo donde prima el medio sonoro, que aún a veces resulta un tanto difícil y puede plantear dificultades. También ha sido gratificante comprobar como, pese a las limitaciones y el relativamente reducido periodo de estancia para acometer un proyecto como el planteado, el mapa sonoro de Sant Bartomeu es en su conjunto variado y completo. Creo que se ha convertido tanto en una buena herramienta de exploración como en una experiencia interesante en sí misma, otra vía a través de la cual visitar y sumergirse en este entorno.

Fue enriquecedor escuchar distintos tipos de reacciones y énfasis en los comentarios de los primeros visitantes. Sonidos reconocibles y característicos, como las campanas, la música tradicional o los ambientes cotidianos se reciben aquí con lo que me parece un recobrado interés, al escucharlos de alguna manera ‘inmortalizados’, como una puesta en valor de la identidad del pueblo. Por otra parte, sonidos ‘ocultos’, de caracter más abstracto, que habitualmente no podemos escuchar o pasan muy desapercibidos, siendo por tanto ‘revelados’ por medio del trabajo de grabación, despertaron de inmediato un gran interés y curiosidad, como por ejemplo los sonidos recogidos con hidrófonos en las balsas y rieras que rodean el pueblo, el mecanismo del reloj de la parroquia o los ultrasonidos emitidos por murciélagos entre otros. Navegar el mapa se convierte en un paseo, una deriva, un juego de reconocimiento y descubrimiento. Creo que uno de los objetivos del proyecto ha sido al menos parcialmente logrado, y es que los vecinos del pueblo puedan abrir nuevas vías desde las que percibir su propio territorio, arrojando tanto nuevo valor como descubriendo sorpresas sobre elementos, lugares y situaciones tan familiares para ellos.

 

This entry was posted in residencias 2011 and tagged , , by Pablo Sanz. Bookmark the permalink.

About Pablo Sanz

El trabajo de Pablo Sanz parte en gran medida de la reivindicación del medio sonoro y la escucha como vías de conocimiento, tanto en lo personal o como experiencia de gran valor estético, como en relación a otros muchos ámbitos. Este se basa en la exploración sensorial del entorno y el paisaje, sus características geográficas, arquitectónicas, urbanas, sociales e históricas, prestando atención a su dimensión y realidad sonora, la cual frecuentemente es obviada o relegada a un segundo plano, herencia de una sociedad con un perfil eminentemente oculocentrista como en la que vivimos. ¿Existen sonidos singulares en cada pueblo, ciudad, paisaje, edificio? ¿Cúal es la huella sonora de un lugar, es posible hablar de su identidad acústica? ¿Qué historias nos cuentan los sonidos de un lugar? ¿Es deseable conservar este patrimonio inmaterial, es posible hacerlo? ¿Qué es considerado ruido y qué no? ¿Cómo cambia el paisaje sonoro de un lugar con el paso del tiempo y la actividad humana? ¿Qué sorpresas nos revelan los sonidos que permanecen 'ocultos'? Estos son algunas de los interrogantes que se plantean y que nutren un proceso con énfasis en la inmaterialidad, la percepción, el detalle, lo cotidiano y en todo aquello que habitualmente puede pasar desapercibido. Las herramientas y técnicas principales que emplea se derivan del registro audiovisual y un tratamiento posterior de los materiales recogidos, empleando principalmente tecnologías digitales. El resultado son entornos sonoros en diverso formato, bien piezas para auriculares o altavoces, composiciones multicanal, trabajos para radio e Internet. Entre sus trabajos más recientes, destacan en 2010 Sounding Site, una instalación sonora creada para el sótano sur de La Tabacalera de Lavapiés creada a partir de la exploración de las propiedades acústicas, la arquitectura y los sonidos presentes en el edificio. El año anterior realizó un proyecto de exploración fonográfica en La Haya, un trabajo que se concentró en las exploraciones subacuáticas realizadas en los canales de la ciudad y que se exhibió en diferentes formatos: un mapa interactivo en Internet, una instalación en la galería Lokaal01 de Breda, y en la Royal Acdemy of Art de la Haya y un concierto acusmático en formato cuadrafónico realizado en Studio Loos, La Haya.