DIARIO_PUEBLA #9

 

La insatisfacción, la falta de perspectivas, las limitaciones, la imposibilidad de desarrollar de un modo práctico los planteamientos teóricos, son algunos de los motivos que provocaron que varios miembros de este colectivo abandonaran en un momento dado la gran ciudad para venirse a iniciar un proyecto de estas características en el mundo rural. Como nos cuenta Carlota, el campo “es un sitio dónde tienes más amplitud para poder construir otra manera de vivir. Aunque sea una isla perdida en un mar, tienes más perspectivas. En la ciudad te come lo que hay, lo que ya existe. Sales a la calle y todo es pagar, como decía una amiga, en la ciudad lo único que puedes hacer con las manos es pagar”. A pesar de salir de este entorno urbano algunos reconocen que es fundamental mantener el vínculo y el apoyo mutuo con los grupos de luchas sociales en la ciudad, que en muchos casos son una prolongación y un soporte al propio proyecto, como en el caso de los grupos de consumo de Madrid, que asumen un compromiso anual con la compra de corderos, cabritos o yogures.

 

La cercanía a una gran ciudad cómo Madrid determina de modo contundente el modelo de desarrollo de un pequeño pueblo cómo Puebla de la Sierra, que gira inevitablemente en torno a una política centralista y la influencia del turismo que genera la proximidad a la capital. Son muy interesantes las conexiones, potencialidades y dificultades que se establecen entre estos dos ámbitos: rural- urbano, aún siendo conscientes de que esta dicotomía no existe hoy en día como tal. El entorno físico rural puede considerarse como una extensión del espacio metropolitano y la población en muchas ocasiones está completamente absorbida por las lógicas urbanas y sus dinámicas cotidianas: actividades, ritmos, horarios, … cómo nos comenta Miguel en una de las entrevistas “probablemente tendríamos que redefinir el concepto de lo rural para no tener que decir que ya no queda medio rural”.

La lucha activa de los apisquillos es, precisamente, el tratar de recuperar esta relación con la tierra para cubrir en lo posible sus necesidades básicas, tratando de re-actualizar el término de ruralidad desde un contexto y una situación específicas, cómo nos describe Álvaro “ese es el trabajo artístico apasionante, una comunidad en relación con el campo, el producto que da,… esa obra de arte”. Y es este hecho lo que provoca que en el mundo rural se pueda llegar a obtener un mayor grado de autonomía, al poder producir tus propios alimentos y generar un tipo de relaciones más cercanas con la comunidad que te permitan cubrir una parte importante de las necesidades básicas, tanto materiales como afectivas. Oscar nos lo cuenta en una de las conversaciones que tuvimos “entiendo lo rural no cómo un escenario de lo urbano en núcleos pequeñitos fuera de la ciudad, sino lo rural como comunidades que se organizan por si mismas, que viven de sus recursos…”

This entry was posted in residencias 2011 by L. Loren - J. Valentín. Bookmark the permalink.

About L. Loren - J. Valentín

Lucía Loren Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid (1997). Varias becas y premios le han permitido participar en proyectos de investigación artística: Beca Erasmus, “Accademia di Belle Arti”, Bologna, Italia (1997), Beca Convenios Internacionales, “Facultad de Artes”. Tucumán, Argentina (1999), Beca Ministerio Asuntos Exteriores, “Accademia di Belle Arti”, Bologna, Italia, (2000), Premio Artes Plásticas, Consejería Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid (2003). Las relaciones de intercambio del ser humano con el entorno y el paisaje que se conforma, son el tema principal de reflexión de su trabajo en estos últimos años. Esta vinculación con el paisaje ha inspirado las intervenciones específicas que ha realizado en diversos entornos naturales: Reserva Biológica Horcomolle”Tucumán (Argentina), I poetti fanno la cittá Bolonia (Italia), Oltre il Giardino San Mauro Pascoli (Italia), Parque de Esculturas Lomos de Oro Villoslada de Cameros, La Rioja, Arte en la TierraSanta Lucia de Ocón, La Rioja, El Bosque HuecoPuebla de La Sierra, Madrid, Naturalmente ArtificialMuseo Arte Contemporáneo Esteban Vicente, Segovia, Un camino entre el Arte y el Medio Rural Valdemanco, Mancomunidad Servicios Culturales, Madrid, V Muestra de Teatro de Calle de la Sierra Norte, Artifariti III Encuentros Internacionales de Arte en Territorios Liberados del Sahara Occidental, Camino de las Raíces, La Alberca, Salamanca. En todas estas intervenciones, utiliza los elementos del paisaje para realizar pequeñas variaciones que reflexionan sobre el propio concepto de paisaje cultural. En muchas ocasiones, el proceso de trabajo se convierte en un espacio abierto a la participación de la población que habita el lugar, generando un intercambio de experiencias y conocimientos entre el proceso artístico y la población rural. Juanma Valentín, (Gran Canaria , 1969) , pronto se desplaza a Madrid donde realiza su formación audiovisual y teatral. Forma parte de la compañía de teatro clásico “Zarabanda CT” y funda junto al guionista Manuel Ortega Yañez el grupo de teatro “Fauna Artística”. Durante algunos años trabajó en televisión y publicidad y en 1996 realiza el premiado cortometraje Siluetas. Desde su productora Ojos de nube ha puesto en marcha la herramienta audiovisual, talleres audiovisuales infantiles en el entorno rural: Un pueblo de niños, La senda de los zapatos, Apretados y El deseo. En 2004 dirige su primer documental El bosque hueco sobre las intervenciones de la artista Lucia Loren en la naturaleza al que siguen otros trabajos relacionados con la creación artística que le llevan a relacionarse estrechamente con el arte contemporáneo.