Artefactos relacionales

Los objetos se han convertido en los intermediarios adecuados para la interacción con mis vecinos. El vínculo necesario -la excusa perfecta- para que me enseñen el monte, me saquen a bailar, me lleven a comer o a recorrer algún sendero que ellos consideran imprescindible para mi recorrido. Los objetos fungen de registro de sus propias vidas, a través de ellos rastreo por la subjetividad. Son sus objetos los que marcan mi camino. Se establece una triple relación: entre el vecino y el objeto (biográfico, memorístico), entre el objeto y yo (que señalan mi recorrido aquí en un mapa de objetos subjetivizados) y entre el vecino/a y yo (los diálogos, las vivencias compartidas, la dichosa estética relacional). En este caso, es la palloza (indumentaria tradicional utilizada para resguardarse de la lluvia y el frío durante los trabajos agrícolas) la que ofrece la ‘cita posible’ que no atiende a códigos diseñados o establecidos de interacción. No hay reglas. Sucede justo lo que tenía que suceder y cuando tenía que suceder. Ni antes ni después.

This entry was posted in residencias 2011 by Paco Inclán. Bookmark the permalink.

About Paco Inclán

Paco Inclán (Valencia, 1975). Editor, escritor y agitador socio-cultural. Ha complementado su licenciatura en Ciencias de la Información con varios postgrados que le han permitido especializarse en educación y cooperación. Desde entonces su voluntad creativa desde el punto de vista artístico ha estado vinculada en la puesta en la creación colectiva a través de procesos participativos con grupos humanos. En este sentido ha promovido talleres de prensa, realización de cortometrajes, obras de teatro, play backs/performances o programas de televisión y radiofónicos, contando siempre con la participación e implicación de los usuarios de dichas actividades. Participó como animador socio-cultural en los campamentos internacionales del Forum de Barcelona (2004) y coordinó el Casal de la Juventud de Godella (2001/02). Actualmente edita la revista de arte y pensamiento Bostezo, publicada por la Asociación Cultural Bostezo, en la que ejerce como presidente. Además, es miembro organizador del Festival de Cine de Ciencia Ficción, Fantástico y de Terror Catacumba. Ha colaborado como articulista en varios medios, como el diario mexicano Milenio o la revista Replicante. Ha publicado los siguientes libros: La solidaridad no era esto (2000), reflexiones sobre el trabajo como educador con los niños de la calle en Tegucigalpa, El País Vasco no existe (2004), memoria narrativa de una estancia en el País Vasco y el compendio de su narrativa mexicana en La vida póstuma (2007). Ha sido becado por la Fundación Max Aub y el Instituto de Estudios Catalanes.