reverberación (materiales del territorio III)

 

TRES EXTREMADURAS

 

1.- Extremadura: una canción de Pablo Guerrero

Cuando concebí el proyecto reverberación para Campo Adentro me fijé en aquellas canciones que por alguna particularidad pasan a ser himnos oficiosos de los pueblos. Siempre he creído que los himnos oficiales responden a planteamientos militaristas, la marcialidad es su esencia principal… quizá sea por aquéllo de que la tropa si es ciudadana debe desfilar a buen ritmo… y que mejor que el militar. Tal vez, los que encargan esos himnos, piensen que el lugar de la ciudadanía es ser siempre chusma, democráticamente chusma, pero al fin y al cabo sólo chusma. En cambio, esas canciones, que el pueblo hace suyas sin imposición alguna, son los verdaderos himnos. En Extremadura hay varios de esos himnos oficiosos, uno de ellos, es esta hermosa canción de Pablo Guerrero:

 

2.- Extremidad: un texto de Pedro G. Romero

Hablando con Pedro G. Romero, me recuerda un texto que escribió sobre “lo extremeño…”, me dice que lo mezclaba todo muy “conceptuosamente…”

Creo que cuando Pedro G. trata de llegar a ese imaginario de “lo extremeño…”, se está refiriendo a esa escultura social que los dirigentes tratan de modelar una y otra vez… ese imaginario social que, como amalgama de barro, grita en una plaza ésto, lo otro y lo de más allá, “distracciones fúnebres” que dijo una vez Ángel González en el seminario El fantasma y el esquelo de Pedro G.

En ocasiones, desde la propia Junta de Extremadura, se ha tratado de combatir (en el caso de la Extremadura profunda) y, en otras, de fomentar, como es el caso de esta fotografía del Presidente ante Francisco Pizarro, el símbolo guerrero del “conquistador” como extremeño universal.

Pizarro también es un hombre hecho a sí mismo. Un hombre que es caballo, es jinete y es espada… pero que no es hombre, es máquina. Imaginario que el franquismo adjudicó a Extremadura… y ahora que lo pienso, no es ese mismo imaginario el que quiere salir a borbotones de la Refinería Balboa.

Recordemos que Vasco Núñez de Balboa fue un explorador, gobernante y “conquistador” español nacido en Jerez de los Caballeros en 1475, y que fue el primer europeo en divisar el Oceáno Pacífico desde su costa oriental y el primer europeo en fundar una ciudad permanente en tierras continentales americanas. Tal vez, por lo que supone esa idea de colonizar la tierra de otros, ha sido otro hombre nacido en Jerez de los Caballeros, en este caso Alfonso Gallardo Díaz, el que ha decidido conquistar Tierra de Barros con la Refinería Balboa, la nueva máquina de guerra del Capital que el Grupo Gallardo ha proyectado para cargarse la rica comarca vinícola.

El texto de Pedro G. Romero es éste:

EXTREMIDAD

Los “Términos” de las palabras nunca son tratados con exactitud. No se llega al final de las consideraciones y matices novedosos que las palabras alcanzan en el mercado intelectual. Las nuevas reglas del pensamiento, que sugieren como máximo la vuelta de la dialéctica a su cauce lineal, dan a las palabras una dimensión económica, resultando de la nueva administración del tiempo. Este triunfo del marxismo económico abstracto en su forma de realismo utilitarista concreto, sólo quiere expresar que las diferencias económicas de preferido ejemplo son necesarias y que la balanza de pagos y la escalera de servicio son el mecanismo efectivo y afectivo de incorporación de las sociedades y sus hombres al nuevo proyecto utópico de los estados. Así, el marco de las nuevas relaciones prevé una multiplicación de “Puerto Hurraco” como modelo de conflicto local, necesario e inevitable, frente a una reducción a lo ocasional, del modelo “Cruzada del Golfo”.

Con estos ejemplos y sentencias quisiera pasar a la diálisis de una de esas palabras que tanto llenen la boca y los estómagos en los argots de la Administración de la Cultura, el Término Radical.

Las operaciones de compra-venta de la Palabra han provocado en el mercado una nueva vía de penetración, no sé si atreverme con el adjetivo u objetivo, de doble uso.

Es el camino perfecto para salir y volver a casa.

Con su Gracia puedes ser profeta en tu tierra.

Hernán Cortés destruye el palacio de Moctezuma en México para construirle a sus descendientes otro en Cáceres. Hernán Cortés nace en Medellín para que se asocie su nombre al tráfico de drogas. ¿Es acaso el término lo radical de la palabra radical? ¿Acaso las palabras no proyectan sombras que la convierten en usos? ¿Es el fenómeno radical de la conquista una definición de lo Radical como el intento de conquista de algo? ¿Celebraremos también las conquistas de lo Radical?

Y es desde esos momentos, desde el nacimiento del estado moderno y sus operaciones de exportación o conquista que el término Radical va conformándose en todos sus signos con la conquista de combinatoria tal para que reflexivamente se sirva de adorno.

En la raíz cuadrada el radical es el signo ?, es decir, una convención. Las nuevas profesiones utilizan una gama más amplia de estos signos: minimalismo, esencialismo, gestualismo, culturismo, nacionalismo, serialismo y todo un largo etcétera de proposiciones simples que convierten, por ejemplo, las capacidades intelectuales de Góngora, en una hora al día de gimnasio. Pasando desde la arquitectura y el urbanismo a la otras artes plásticas tomemos otro ejemplo de arte Radical: la Virgen de Guadalupe (España) es tallada directamente por los ángeles, y más allá la Virgen de Guadalupe (México) es pintada directamente por Dios. ¿Es necesaria la trascendencia para el arte radical? Por todo lo expuesto quizás sea fácilmente atendible la calificación de ridículo para todo lo que se denomine radical, pero no puedo estar de acuerdo.

No, porque si de alguna manera se ha establecido en la bolsa del arte que los términos Radical y Ridículo se empleen para designar zonas o modos de comportamiento artísticos diferentes y sabiendo el valor exacto de estas palabras en esta Real Academia de Valores que triunfa, conviene simplemente acogerse al argumento de ser o hacer un Arte Ridículo. Con eso no sólo les doy la razón sino que también la regalo.

Asumiremos así la suerte de trabajar junto a lo Ridículo y se asume lo ridículo de reformular el espacio conceptual del arte, lo ridículo de proponer sistemas diferentes de sociedad, lo ridículo de estar contra las celebraciones tipo milnovecientosnoventaydos, lo ridículo de no aceptar la nación Europa, lo ridículo de decir no a la idea de futuro, lo ridículo de decir…Sin embargo, nos quedan los antiguos diccionarios para establecer si tenemos todavía algún nombre o signo que acompañe aún el significado tradicional de “radical”. Si ese nombre existe es Extremadura.

RADICAL
Se encuentran en la obra de Charles Fourier dos observaciones sobre el “apellido” radical, una geométrica e ideológica la otra.

En la primera destaca que la radicalidad es una característica que siempre es de los otros, ya que depende de la posición, del lugar donde te encuentres situado. Radicales serán pues los otros, que, en todo caso, denominarán radical tu posición, tu sitio, tu razón.

La segunda valora en los sistemas ideológicos cerrados como la religión la posición radical como el extremo, la perfección hasta la última consecuencia del ideario que se marca, sirvieron esta radicalidad a la ve de propaganda (elementos convulsivos) y a la vez de perpetua pureza (elementos revulsivos).

Se me ocurren aplicaciones estéticas de la geometría para la pintura (cuadrado negro) y de la ideológica para la escultura (escultura social).

Fourier moría sin recibir la extremaunción.

 

3.- Extra: un poema de Antonio Orihuela

El de 24 de febrero de 2008 era domingo, había quedado con Antonio Orihuela para vernos durante la marcha que la Plataforma TÉRMICAS NO convocó en Don Álvaro (Badajoz), la caminata finalizó con una garbanzada para todos los participantes. Esta es una de las muchas formas que tienen las plataformas ciudadanas de recaudar fondos para la lucha, y a la vez, gritar NO con su marcha. Repasando las fotos de aquel día he podido ver a mucha gente de la PCRN que ahora he conocido en Villafranca de los Barros.

Le he pedido a Antonio un poema suyo que yo llevaba en la cabeza aquel día, aunque su en título no hace referencia a Extremadura, ahora que lo pienso bien pudo él haberlo recitado al final de la caminata de aquel día, el poema es este:

COMO SER UN BUEN CIUDADANO DESTRUYENDO EL MUNDO

Ante la crisis energética

el Capital ha optado por el desenfreno

y el planeta Tierra

por empezar a vomitar

los costes internalizados.

 

La respuesta sigue sin ser

NO CRECIMIENTO,

CRECIMIENTO CERO,

DECRECIMIENTO.

 

España triplica la cantidad de emisiones fijadas en Kyoto

y en Extremadura, que consume el 15% de toda la anergía que produce,

el Gobierno se plantea construir una refinería

y cinco centrales térmicas.

 

La televisión vende el incremento del PIB como un signo de progreso

y la riqueza de los españoles

como la suma resultante de dividir entre dos

el sueldo de Botín y el de su portero.

 

La ley prohíbe con idéntico rigor

a pobres y ricos

dormir bajo los puentes.

 

Cuando, finalmente, queramos

y nos pongamos a ello

no va a quedar por autogestionar

más que un montón de mierda.

 

Días antes, entre el 12 de enero y el 1 de febrero de 2008, el artista británico Hamish Fulton, realizó una caminata circular de veintiún días en Extremadura, desde y hacia el río Guadiana, en Badajoz, vía Guadalupe, con los pies descalzos. Según la Fundación Ortega Muñoz de la Junta de Extremadura, el artista salió de Badajoz, fue a Jerez de los Caballeros y después marchó a Guadalupe, por lo que es más que probable que Fulton atravesase la finca de la Sierra de San Jorge por la Via de la Plata, seguro que fotografió algunas de las vallas de alambres que protegen el lugar de los asaltos simbólicos de la gente que no quiere una refinería allí. Seguro que tiene alguna fotografía donde el moderno conquistador, Alfonso Gallardo, tiene proyectatada su colonia industrial refinera. Y es hasta probable que la misma Junta de Extremadura, que contrató a Fulton para caminar, haya comprado esa colección de fotos de la Vía de la Plata.

Hay una cosa de la que estoy seguro, el interlocutor de Fulton no le informó de los problemas de la tierra roja que pisaba aquel día, cuando caminó descalzo los dos kilómetros de la Vía de la Plata que trascurren entre las alambradas de la finca de Alfonso Gallardo.

Por éso sé que Hamish Fulton nunca comió garbanzos con gente que mientrás camina va diciendo  ¡NO! con sus pasos.

 

Notas:

1.- Extremadura, la canción de Pablo Guerrero, está interpretada en directo en el teatro Alcala de Madrid, en diciembre de 1977.

2.- Extremidad, el texto de Pedro G. Romero, se públicó en la revista del extremeño Julian Rodríguez SUB ROSA. Arte y Estética. nº 2, en 1990.

3.- COMO SER UN BUEN CIUDADANO DESTRUYENDO EL MUNDO, el poema de Antonio Orihuela, se publicó en el libro La ciudad de las croquetas congeladas, Ed. Baile del Sol, en 2006.

This entry was posted in residencias 2011 by Isaías Griñolo. Bookmark the permalink.

About Isaías Griñolo

Isaías Griñolo, (Bonares, Huelva, 1963), suele trabajar en proyectos de largo recorrido, ligando el arte a la realidad social en contextos concretos. Actualmente está desarrollando tres proyectos. El primero Asuntos Internos, donde estudia las políticas culturales y sus implicaciones sociales. Desmemoria, una relación de 14 documentos sobre un lugar de olvido: La plaza de toros de Badajoz, que indaga en la difusa relación existente entre arquitectura y memoria; y por último Escombros, un compendio de imágenes, relatos y discursos sobre las prácticas ecologistas en Andalucía y las relaciones entre el Capital y el Territorio, un cuerpo de trabajo que busca dinamizar las relaciones entre ecología política y arte. A este último proyecto pertenece Las fatigas de la muerte (La lógica cultural del capitalismo químico), en cuyo marco se inscribe los trabajos que realiza en la actualidad. Recientemente ha coordinado uno de los talleres del ciclo Capital y territorio ¿La construcción de un sueño?, un proyecto de UNIA arteypensamiento, donde además de los planteamientos teóricos se propuso explorar en prácticas artísticas un discurso crítico sobre los procesos urbanísticos. Ultimamente ha participado en la exposición Principio Potosi (Museo Reina Sofía), con la obra Mercado Energético Puro, un trabajo en el que a través de documentación, fotografías, mapas, y abundante material audiovisual, analiza las problemáticas derivadas de los límites del crecimiento en Huelva, centrando la mirada en la industrias química de los fertilizantes y en la expansión incontrolada de la agroindustria de la fresa en el entorno de Doñana. Es miembro de la PRPC (Plataforma de Reflexión de Políticas Culturales), colectivo que lucha contra la Bienal de Arte Contemporáneo de Sevilla.