Paco

 

Se habla mucho de que desde que se abandonaron los campos, ha habido un regreso del bosque. sin embargo, el bosque que me ha regresado es de pocas especies, no es tan diverso como antes.

Bueno, antes, si era un campo de cultivo, no creo que fuera muy variado el bosque. Es normal, cuando se colonizan los campos abandonados, al principio son pocas las especies colonizadoras. Pero si luego juntas los arbustos, los rosales, los enebros, etc. ya no es despreciable la diversidad que hay. En todo caso, en general los bosques que hay aquí son jóvenes y tienen pocas especies, pues cuando son muy densos, en el bajo bosque pueden convivir pocas especies.

Es demasiado simple decir que esos bosques que recolonizan son pobres o poco diversos: son lo que les toca ser.

Cuando una cosa no te gusta (por ejemplo, si no te gusta que se abandonen los campos) puedes pensar que lo que viene es peor. Pero no tiene por qué serlo.

En realidad, los árboles que colonizan son abedules.

Para que el bosque tenga muchas especies y sea maduro necesitas mucho tiempo. Muchas veces un bosque que es muy antiguo tiene también pocas especies de árboles, pues se va cerrando y no deja sitio debajo para que haga muchas especies de árboles.

El bosque tiene una dinàmica cuando es viejo: mueren árboles, dejan un claro. Entran especies colonizadoras, y esto es lo que genera biodiversidad.

En conjunto, aquí, el paisaje es muy diverso en especies vegetales: seguramente más que en siglos. Sobre todo por los prados, donde conviven 30-40 especies de hierbas. Además, tienes los matorrales que colonizan el prado abandonado, los bosques, etc. Si lo sumas todo, hay mucha diversidad.

Una cosa es que no nos guste que el bosque se coma los prados, pues son bonitos, hacen el paisaje menos homogéneo, podemos estiranos ahi, etc. Pero desde el punto de vista de la diversidad, ahora hay más.

Los ciclos de vida de los bosques, como conjunto, son muy largos: la vida de un árbol dura decenios, eso hace que cueste mucho reconstruir un bosque. En proporción cuesta muy poco destruirlo: tú entras con maquinaria y en unos minutos has acabado con el bosque. Cuesta mucho menos tiempo convertir un bosque en un prado que un prado en un bosque.

¿Cuánto tiempo lleva el proceso de reforestación?

El abandono importante empieza con la guerra civil española, a final de los años 30, pues aquí se estuvo muy cerca de la linea del frente y los pueblos se evacúan. Luego la gente regresó en los años cincuenta, que fueron muy malos en España, y la vida en el campo permitía la supervivencia. Mucha gente, de todas maneras, ya no volvió. En los años sesenta hubo desarrollo económico, se estaban abriendo los mercados, y estas tierras eran poco productivas, lejos de los servicios, etc. Entonces, en estos años se produce el abandono definitivo. Es a partir de los 70 y 80 que empieza a ir llegando gente nueva.

A partir de los 60 será que se está produciendo el aumento forestal. Este aumento forestal no es raro: está ocurriendo en toda Europa. Mientras que en el sur se da una deforestación, en Europa se está ganando en bosque.

¿Y sería esto positivo para la calidad del aire global?

A los científicos no nos gusta decir si algo es positivo o negativo: lo es en función de un punto de vista únicamente. El papel que tienen los bosques en la fijación del CO2 es bastante importante. Sin embargo, no hay que magnificarlo. Es relevante, pero la capacidad que tienen los bosques para retener este CO2 (secuestrarlo) es limitada: una vez que un bosque ya ha crecido se llega a un equilibrio y ya no puede crecer más. Lo que va creciendo, lo va respirando, así que se llega a un equilibrio. No es ilimitada la capacidad de fijación. Hay una capacidad límite para cada hábitat.

De las especies que va recolonizando, ¿son las que naturalmente lo han hecho, o se ha insertado alguna?

Aquí es con especies autóctonas: son las propias plantas las que lo hacen. Hay zonas que tienen un régimen de explotación forestal muy intensivo. Ahi sí que se planan especies que crezcan muy rápido. Pero aquí no es el caso.

¿Aquí no se explota el bosque?

Sí, pero con especies autóctonas. Hay una excepción: el chopo. A pesar de ser autóctona, se le favorece por su rápido crecimiento. Es quizás el caso más notable. En otros sitios se ha intentado con la noguera o el cerezo, pero son especies autóctonas. Lo cual no quiere decir que no se repueble con especies particularmente útiles desde el punto de vista comercial. Aquí no hay un problema de especies exóticas: en otros sitios sí.
Hay aqui algunas especies exóticas problemáticas, pero no son árboles. El cenecio, y así. Ellas crecen mucho más rápido que las autóctonas, impidiendo su crecimiento normal. Esto puede producir una disminución la biodiversidad, o una alteración del sistema globalmente. Aunque ahora hay un debate de si hay un efecto negativo para alguno de estos servicios del ecosistema, o sencillamente es que son diferentes y nos tenemos que acostumbrar a ellos: un ecosistema con otras especies.

En algunos casos, sí que tiene unos efectos muy notables. Pero aquí en el Pirineo no es una de las cuestiones prioritarias, hoy por hoy.

En el caso de la fauna, ¿cómo ha sido la recolonización?

La fauna es dependiente de la vegetación. Si tú tienes una mayor diversidad vegetal, también la tienes de fauna. Sobre todo de insectos. Aquí hay una gran diversidad de mariposas, pues aquí no se usan pesticidas.

De la fauna de vertebrados, mamíferos, el hecho de que en general haya menos gente, hace que las poblaciones tiendan a aumentar: aquí no hay depredadores. El hombre, es poco. Hay las partidas de cazadores, pero en proporción… El cabirol, o el jabalí, por ejemplo, aumentan más rápido que los depredadors. De los grandes depredadores, ya no quedan. Quedaban los osos, que se acabaron de matar a principios del s. XX. Los lobos parece que  sí van recuperando. Con los osos también se ha hecho alguna introducción, pero con muy pocos individuos. Es casi testimonial.

This entry was posted in residencias 2011 by J. Weber - R. Frenk. Bookmark the permalink.

About J. Weber - R. Frenk

Rodrigo Frenk, Ciudad de México, 1985, es un artista interdisciplinario, cuyo trabajo es un entrecruzamiento entre sonido, video, performance y software. Su trabajo abarca desde el desarrollo de interfaces para performance multimedia hasta la creación de instalaciones interactivas multimedia. El uso y desarrollo crítico de herramientas de código abierto para la expresión es uno de los elementos principales detrás de su trabajo. Habiendo estudiado música toda su vida (estudió guitarra flamenca, violoncello, música electrónica), su perspectiva de las artes visuales ha abarcado desde la pintura hasta el arte de nuevos medios, especializándose en los últimos, y enfocándose en el trabajo interdisciplinario. Ha colaborado con el Taller de Audio del Centro Multimedia en el Centro Nacional de las Artes en la Ciudad de México. También fue un miembro fundador de Photinus, un colectivo de artistas de nuevos medios, robótica, cómputo tangible, etc. Colaboró en "Interactivos?" 2008, un festival de arte interactivo organizado por el Medialab Prado, Madrid. Julian Weber, Schellerten, (Alemania), 1986, desde que se licenció en la escuela de Bellas Artes de Viena, ha estado interesado en las implicación de la identidad en el espacio artístico, así como en el contraste entre lo natural y lo artificial. Muchos de sus proyectos parten de la acción y en mayor o menor medida cuestionan lo que sucede entre el origen el fin. En todas ellas, el objeto, ya sea una fotografía, una escultura o como en Campo Adentro, una postal, forman parte del proceso.