Valladares, 1955

A través de una vecina con la que coincido en un autobús llego a Marisa Salgueiro, aficionada a la pintura. De uno de los cajones de su casa extrae un escondido tesoro particular: una serie de láminas que rememoran sus recuerdos infantiles en la parroquia de Valladares. Me habla del año 1955, cuando la parroquia estaba desconectada de Vigo (no había carretera que las uniera). Un micro-universo aislado, pétreo, dominado por minifundios de (dificultosa) subsistencia. Descubro un lado femenino de esta historia. Marisa me narra como las niñas recibían cargas de trabajo, mientras que los niños eran los que disfrutaban del derecho a jugar. Nos acompaña su madre, Antonia, que a sus 91 años mantiene intacta la memoria pretérita. Descubro los cambios que ha experimentado la parroquia con sus dibujos y narraciones de tonos infantiles. La progresiva industrialización de la zona hizo que las familias abandonaran los campos, a pesar de que, todavía hoy, existe una relación nostálgica con la agricultura: muchos de los vecinos mantienen minicultivos que, en cierta manera, los vínculan con aquellos años.

This entry was posted in residencias 2011 by Paco Inclán. Bookmark the permalink.

About Paco Inclán

Paco Inclán (Valencia, 1975). Editor, escritor y agitador socio-cultural. Ha complementado su licenciatura en Ciencias de la Información con varios postgrados que le han permitido especializarse en educación y cooperación. Desde entonces su voluntad creativa desde el punto de vista artístico ha estado vinculada en la puesta en la creación colectiva a través de procesos participativos con grupos humanos. En este sentido ha promovido talleres de prensa, realización de cortometrajes, obras de teatro, play backs/performances o programas de televisión y radiofónicos, contando siempre con la participación e implicación de los usuarios de dichas actividades. Participó como animador socio-cultural en los campamentos internacionales del Forum de Barcelona (2004) y coordinó el Casal de la Juventud de Godella (2001/02). Actualmente edita la revista de arte y pensamiento Bostezo, publicada por la Asociación Cultural Bostezo, en la que ejerce como presidente. Además, es miembro organizador del Festival de Cine de Ciencia Ficción, Fantástico y de Terror Catacumba. Ha colaborado como articulista en varios medios, como el diario mexicano Milenio o la revista Replicante. Ha publicado los siguientes libros: La solidaridad no era esto (2000), reflexiones sobre el trabajo como educador con los niños de la calle en Tegucigalpa, El País Vasco no existe (2004), memoria narrativa de una estancia en el País Vasco y el compendio de su narrativa mexicana en La vida póstuma (2007). Ha sido becado por la Fundación Max Aub y el Instituto de Estudios Catalanes.