Campaner

Se llama Josep Baulenas, aunque aquí le conocen como Pepet. Tiene 83 años y es nuestro vecino de enfrente, le podemos ver desde que llegamos trabajando cada día en su pequeño huerto. De hecho nos dijo que nació en Cal Xico, la casa donde vivimos, y que ha pasado toda su vida en esta misma calle, en lo que es la zona residencial más antigua del pueblo, por lo que seguramente podemos decir que Pepet es uno de los habitantes autóctonos más ‘auténticos’ de SBG.

Pepet ha sido desde que tenia apenas doce años el campaner del pueblo y aunque salvo ese reloj que las hace resonar mecánicamente y en la fiesta mayor, las campanas ya no se repican desde hace unos veinte años, en nuestro afán por recoger las sonoridades de este lugar, conseguimos que subiera al campanario a repicar de nuevo.

Al igual que en tantos y tantos pueblos, tradicionalmente el sonido de de las campanas ha servido para múltiples funciones, siendo usada como señal acústica para la transmisión de información, marcando acontecimientos importantes y resultando por tanto en un elemento de cohesión de la comunidad. Aquí, como en muchos lugares, servían para anunciar bautizos, bodas, fallecimientos (con diferentes toques para hombres, mujeres o incluso bebes), fiestas, vigilias, en situaciones de emergencia como un fuego e incluso para tratar de romper tormentas próximas mediante su sonido.

Pepet, con la ayuda de su esposa Pepeta y de su hija, elaboró una descripción escrita de los diferentes repiques y funciones que aún puede recordar y de buena mañana nos subimos con él a hacerlos resonar de nuevo.

Pese a lo prometedor de este acontecimiento aquello se quedó en buena medida en un intento, pues nos topamos con que también este campanario ha cambiado bastante en los últimos años. La campana más pequeña, ya en desuso, la encontramos descolgada, y las otras dos fueron fijadas hace algún tiempo, por lo que no pueden dar vueltas sobre si mismas como antes, circunstancias que ahora hacen por tanto imposible reproducir los repiques tradicionales tal y como se hacían.

Aún así, Pepet, con muchas ganas y entusiasmo, nos hizo una gran demostración y creo que él también disfrutó de la experiencia de volver por un rato de nuevo a su campanario.

SBGCampaner.mp3

This entry was posted in residencias 2011 and tagged , , , , , , by Pablo Sanz. Bookmark the permalink.

About Pablo Sanz

El trabajo de Pablo Sanz parte en gran medida de la reivindicación del medio sonoro y la escucha como vías de conocimiento, tanto en lo personal o como experiencia de gran valor estético, como en relación a otros muchos ámbitos. Este se basa en la exploración sensorial del entorno y el paisaje, sus características geográficas, arquitectónicas, urbanas, sociales e históricas, prestando atención a su dimensión y realidad sonora, la cual frecuentemente es obviada o relegada a un segundo plano, herencia de una sociedad con un perfil eminentemente oculocentrista como en la que vivimos. ¿Existen sonidos singulares en cada pueblo, ciudad, paisaje, edificio? ¿Cúal es la huella sonora de un lugar, es posible hablar de su identidad acústica? ¿Qué historias nos cuentan los sonidos de un lugar? ¿Es deseable conservar este patrimonio inmaterial, es posible hacerlo? ¿Qué es considerado ruido y qué no? ¿Cómo cambia el paisaje sonoro de un lugar con el paso del tiempo y la actividad humana? ¿Qué sorpresas nos revelan los sonidos que permanecen 'ocultos'? Estos son algunas de los interrogantes que se plantean y que nutren un proceso con énfasis en la inmaterialidad, la percepción, el detalle, lo cotidiano y en todo aquello que habitualmente puede pasar desapercibido. Las herramientas y técnicas principales que emplea se derivan del registro audiovisual y un tratamiento posterior de los materiales recogidos, empleando principalmente tecnologías digitales. El resultado son entornos sonoros en diverso formato, bien piezas para auriculares o altavoces, composiciones multicanal, trabajos para radio e Internet. Entre sus trabajos más recientes, destacan en 2010 Sounding Site, una instalación sonora creada para el sótano sur de La Tabacalera de Lavapiés creada a partir de la exploración de las propiedades acústicas, la arquitectura y los sonidos presentes en el edificio. El año anterior realizó un proyecto de exploración fonográfica en La Haya, un trabajo que se concentró en las exploraciones subacuáticas realizadas en los canales de la ciudad y que se exhibió en diferentes formatos: un mapa interactivo en Internet, una instalación en la galería Lokaal01 de Breda, y en la Royal Acdemy of Art de la Haya y un concierto acusmático en formato cuadrafónico realizado en Studio Loos, La Haya.