Primeros días en Farrera.

Farrera es un pueblo del pirineo catalán con alrededor de 25 pobladores permanentes. Además, hay una población que suele venir cada año durante el verano, con lo que el número de habitantes aumenta hasta 90.

El nombre del pueblo proviene de la extracción de Hierro que existió en la zona hasta el s. XIX. Con una economía de autoconsumo tradicionalmente agrícola y ganadera, este pueblo se fue despoblando a lo largo del siglo XX. El último habitante autóctono de la zona murió en 2004.

En este pueblo ya no queda gente que se dedique a las actividades agrícolas tradicionales (agricultura, ganadería), sino que su población está constituida primordialmente por habitantes de ciudad que han decidido irse a vivir al campo. El abandono del campo ha cedido terreno al bosque, y en los terrenos que todavía se explotan se hace el trabajo con maquinaria, por lo que son, en realidad, pocos los que trabajan directamente el campo. Hay cultivo de pastizales para ganadería, pero en estas fechas no se observa al ganado, pues están en la alta montaña aprovechando que hace calor.

La actividad económica de los pobladores locales es, en realidad, muy diversa: hay quien se dedica al turismo, a los deportes de temporada, a los servicios en los poblados cercanos, a la informática, etc.

El turismo es una de las principales fuentes económicas actuales.

 

This entry was posted in residencias 2011 and tagged by J. Weber - R. Frenk. Bookmark the permalink.

About J. Weber - R. Frenk

Rodrigo Frenk, Ciudad de México, 1985, es un artista interdisciplinario, cuyo trabajo es un entrecruzamiento entre sonido, video, performance y software. Su trabajo abarca desde el desarrollo de interfaces para performance multimedia hasta la creación de instalaciones interactivas multimedia. El uso y desarrollo crítico de herramientas de código abierto para la expresión es uno de los elementos principales detrás de su trabajo. Habiendo estudiado música toda su vida (estudió guitarra flamenca, violoncello, música electrónica), su perspectiva de las artes visuales ha abarcado desde la pintura hasta el arte de nuevos medios, especializándose en los últimos, y enfocándose en el trabajo interdisciplinario. Ha colaborado con el Taller de Audio del Centro Multimedia en el Centro Nacional de las Artes en la Ciudad de México. También fue un miembro fundador de Photinus, un colectivo de artistas de nuevos medios, robótica, cómputo tangible, etc. Colaboró en "Interactivos?" 2008, un festival de arte interactivo organizado por el Medialab Prado, Madrid. Julian Weber, Schellerten, (Alemania), 1986, desde que se licenció en la escuela de Bellas Artes de Viena, ha estado interesado en las implicación de la identidad en el espacio artístico, así como en el contraste entre lo natural y lo artificial. Muchos de sus proyectos parten de la acción y en mayor o menor medida cuestionan lo que sucede entre el origen el fin. En todas ellas, el objeto, ya sea una fotografía, una escultura o como en Campo Adentro, una postal, forman parte del proceso.