Usuario 169 del Banco del Tiempo

Como parte de mi estrategia de estética relacional, me hago usuario del Banco del Tiempo de Valladares, una entidad que funciona desde hace cuatro años y cuyos miembros se intercambian objetos, alimentos y servicios con el tiempo como ‘moneda’ de intercambio. En la reunión del mes de agosto, recibo mi cheque del tiempo, con el número 169. Me ofrezco para cualquier cosa y solicito colaboración para la gestación del proyecto, además de cuestiones más terrenales, como lavar la ropa o degustar de la gastronomia gallega. Me hacen entrega de la lista de ofertas y demandas, entre las que podemos encontrar acompañar a misa, ayudar en tareas del campo, acompañamiento o jugar a tenis. La primera demanda que recibo es traducir unos poemas del gallego al valenciano y la primera oferta, un bote de mermelada con jugo de naranja. En fin… esto está empezando.

This entry was posted in residencias 2011 by Paco Inclán. Bookmark the permalink.

About Paco Inclán

Paco Inclán (Valencia, 1975). Editor, escritor y agitador socio-cultural. Ha complementado su licenciatura en Ciencias de la Información con varios postgrados que le han permitido especializarse en educación y cooperación. Desde entonces su voluntad creativa desde el punto de vista artístico ha estado vinculada en la puesta en la creación colectiva a través de procesos participativos con grupos humanos. En este sentido ha promovido talleres de prensa, realización de cortometrajes, obras de teatro, play backs/performances o programas de televisión y radiofónicos, contando siempre con la participación e implicación de los usuarios de dichas actividades. Participó como animador socio-cultural en los campamentos internacionales del Forum de Barcelona (2004) y coordinó el Casal de la Juventud de Godella (2001/02). Actualmente edita la revista de arte y pensamiento Bostezo, publicada por la Asociación Cultural Bostezo, en la que ejerce como presidente. Además, es miembro organizador del Festival de Cine de Ciencia Ficción, Fantástico y de Terror Catacumba. Ha colaborado como articulista en varios medios, como el diario mexicano Milenio o la revista Replicante. Ha publicado los siguientes libros: La solidaridad no era esto (2000), reflexiones sobre el trabajo como educador con los niños de la calle en Tegucigalpa, El País Vasco no existe (2004), memoria narrativa de una estancia en el País Vasco y el compendio de su narrativa mexicana en La vida póstuma (2007). Ha sido becado por la Fundación Max Aub y el Instituto de Estudios Catalanes.