reverberación (materiales sobre el progreso y retroprogreso en Tierra de Barros I)

 

¿Qué es reverberación?

reverberación:
permanencia del sonido en un espacio más o menos cerrado,
tras cesar la fuente sonora
RAE

La paralización de la construcción de la Refinería Balboa de petróleo en la Sierra de San Jorge de Tierra de Barros es esa permanencia del sonido que encabeza la cita de este proyecto, reverberación es un trabajo de acumulación y cosecha de restos. Se va tras la huellas dejadas por la resistencia a la Refinería proyectada. Este es el fin que busco.

El trabajo se desarrollará a partir del contacto con la gente de la Plataforma Ciudadana Refinería No (PCRP), ellos serán mi guía. Mi intención es conocer de primera mano qué ha pasado aquí desde que en diciembre de 2004 se anunciara que Tierra de Barros había sido agraciada con “EL MEJOR REGALO DE REYES”.

En la biblioteca de la Casa de la Cultura de Villafranca leo Sobre el mal de Terry Eagleton, al abrir el libro algunas citas vienen a mi, son como pájaros que vuelan hasta la Sierra de San Jorge, aves en forma de palabras que se han posado sobre un olivo a la espera de entrar en reverberación. De entre ellas, estas dos citas son las primeras que dejan la rama del olivo:

«Dios perfeccionará el mundo por medio del mal» (San Dionisio el Corintio)

«Mucho mal es causado por motivos reposados, respetables, nada agresivos, como la pereza, el temor, la avaricia y la codicia» (Mary Midgley)

Hoy Dios se llama Progreso, es decir Dinero, y entender mal el progreso que necesitamos es darle paso a mucho mal futuro.

Aunque lo he visto ya muchas veces, no deja de sorprenderme como un grupo heterogéneo de ciudadanos se unen contra lo que consideraban EL MAL para su tierra. Pienso en ese proceso expontáneo que se da cuando se une la gente para defender su patrimonio natural y cultural. Lo he visto en Huelva con la gente de La Mesa de la Ría, también en Sevilla con la gente de la Casa del Pumarejo, siempre se repite la misma historia: la gente se une como una piña, de esa unión nace su fuerza. Si es necesario dejan a un lado su ideología, tácitamente saben que todo aquello que los separa será un lastre en esa batalla contra EL MAL.

Chivi y Joaquín me acompañan a la Sierra de San Jorge, una vez allí nos guiamos por el Camino Mozárabe que forma parte del Camino de Santiago – Vía de la Plata, la proyectada refinería estará justo aquí:

Chivi y Alonso se paran para comentarme que la valla que está a un lado y otro del camino es ilegal, entre ellas hay 4 metros y debería haber no menos de 12 metros. También me dicen que este camino lleva aquí más de 2.000 años…

Manifiesto de la Plataforma Ciudadana “Refinería NO”

05.02.2005

Los miembros de la PLATAFORMA CIUDADANA «REFINERÍA NO» manifestamos nuestro rechazo absoluto al proyecto de construcción de una refinería de petróleo en Extremadura, y exigimos a las administraciones públicas su paralización por las siguientes razones:

1. Ni el desarrollo de Extremadura ni el de Tierra de Barros pasa por ninguna refinería ni por ningún proyecto de industria pesada que sea ajeno a nuestra vocación de tierra, a nuestro modo natural de vida y a la realidad excepcional de la naturaleza extremeña.

2. Por el contrario, dada la riqueza medioambiental de nuestra región, ese desarrollo debe pasar precisamente por su protección, porque si extraordinaria es nuestra fuente natural de ingresos –la tierra– extraordinario debe ser el cuidado que le dispensemos, tal y como propone la propia Junta de Extremadura, siguiendo las directrices de la Agenda 21, que impulsa el desarrollo sostenible.

3. Se nos ha dado una información sesgada y manipulada acerca del impacto ambiental, sanitario, agropecuario, turístico y cultural que genera este tipo de industrias. Simplemente se nos ha querido manipular y engatusar con el bulo de los puestos de trabajo, tratándonos como meras comparsas de un proyecto que afecta y puede alterar directísimamente nuestras vidas, como sería el cambio atropellado de una zona agrícola a otra industrializada.

4. Tierra de Barros es una de las mejores tierras de cultivo de Extremadura, y consideramos un gravísimo error de gestión del territorio y una forma de violencia contra nuestro modo de vida la implantación de una refinería de petróleo por los efectos extremadamente perniciosos que tendrían en la calidad de nuestros productos agropecuarios, en el valor de tasación de nuestras tierras y en el prestigio del buen nombre de los productos extremeños.

5. Estas industrias son extremadamente contaminantes, ya que SIEMPRE desprenden residuos que afectan muy negativamente a la salud, provocando enfermedades cancerígenas, bronquiales y dermatológicas, cebándose principalmente en la población infantil y en la tercera edad, amén del pésimo aspecto de suciedad que dan a nuestro entorno. Todos estos efectos se multiplican en el caso de las refinerías de interior, aun de última generación como ésta.

6. El desarrollo turístico de Extremadura –potenciado recientemente por la Vía de la Plata– quedaría fulminantemente arrasado con una refinería a nuestros pies. El albergue-almazara de Villafranca, inaugurado recientemente, queda a escasos metros del futuro monstruo. La aberración adquiere aquí tintes surrealistas. 7. El programa electoral del PSOE en Villafranca de los Barros contempla textualmente «la mejora y protección del entorno de la sierra de San Jorge», y ha sido rechazado por el propio PSOE en el pleno del Ayuntamiento celebrado en febrero de este año. ¿Dónde está el compromiso de este grupo municipal con sus votantes?

7. La refinería sería construida por el grupo empresarial que preside las industrias más contaminantes de la región. No podemos creernos que esta fábrica no va a contaminar. Se trata también de un grupo empresarial sumamente reacio a la contratación de mano de obra femenina.

8. El petróleo es una materia prima que tiene los días contados (apenas 30 ó 40 años). Ubicar en Extremadura una industria propia del desarrollismo salvaje de los siglos XIX y XX es algo propio de países subdesarrollados. Queremos un progreso con industrias limpias, sostenibles y con futuro, queremos una promoción de la Vía de la Plata respetuosa con el entorno y queremos el fomento de nuestros productos agroalimentarios.

9. Somos ciudadanos independientes y queremos, en fin, ser activos, protagonistas de nuestro presente y celosos de nuestro futuro. Queremos disponer de un buen medio natural y cultural, no por capricho, sino porque es fundamental para vivir bien y no terminar siendo unos ignorantes que vendieron su futuro bajo el señuelo de unos cuantos puestos de trabajo.

Y pediremos cuentas a los responsables políticos y económicos que degraden, manipulen o hipotequen nuestro patrimonio natural y cultural.

PLATAFORMA CIUDADANA “REFINERIA NO”

http://www.plataformarefineriano.es/

This entry was posted in residencias 2011 by Isaías Griñolo. Bookmark the permalink.

About Isaías Griñolo

Isaías Griñolo, (Bonares, Huelva, 1963), suele trabajar en proyectos de largo recorrido, ligando el arte a la realidad social en contextos concretos. Actualmente está desarrollando tres proyectos. El primero Asuntos Internos, donde estudia las políticas culturales y sus implicaciones sociales. Desmemoria, una relación de 14 documentos sobre un lugar de olvido: La plaza de toros de Badajoz, que indaga en la difusa relación existente entre arquitectura y memoria; y por último Escombros, un compendio de imágenes, relatos y discursos sobre las prácticas ecologistas en Andalucía y las relaciones entre el Capital y el Territorio, un cuerpo de trabajo que busca dinamizar las relaciones entre ecología política y arte. A este último proyecto pertenece Las fatigas de la muerte (La lógica cultural del capitalismo químico), en cuyo marco se inscribe los trabajos que realiza en la actualidad. Recientemente ha coordinado uno de los talleres del ciclo Capital y territorio ¿La construcción de un sueño?, un proyecto de UNIA arteypensamiento, donde además de los planteamientos teóricos se propuso explorar en prácticas artísticas un discurso crítico sobre los procesos urbanísticos. Ultimamente ha participado en la exposición Principio Potosi (Museo Reina Sofía), con la obra Mercado Energético Puro, un trabajo en el que a través de documentación, fotografías, mapas, y abundante material audiovisual, analiza las problemáticas derivadas de los límites del crecimiento en Huelva, centrando la mirada en la industrias química de los fertilizantes y en la expansión incontrolada de la agroindustria de la fresa en el entorno de Doñana. Es miembro de la PRPC (Plataforma de Reflexión de Políticas Culturales), colectivo que lucha contra la Bienal de Arte Contemporáneo de Sevilla.