cronología de nuestra colaboración con los micro-organismos / capitulo 8

Habria que despertarse muy temprano para instalar nuestro puesto en el mercadillo de Villarrubia. Llevamos nuestros productos fermentados: nopales, rosas, limones, boza -(una bebida refrescante fermentada de espelta) y Zito.
Primero nos instalamos en un sitio debajo del puente porque temiamos que a lo largo de la mañana el sol iba a pegar mucho, pero a cabo de poco decidimos cambiar de lugar y nos instalarnos en el medio del mercadillo, en la terraza de un bar que ponia “Asociación Intercultural”.

Fue un exito, mucha gente pasando, charlando, sentandose con nosotros, degustando nuestros productos, hablando de recetas, del pueblo, de agricultura y arte. Mientras tanto nosotros proseguiamos con nuestro labor de bordado en el mismo mantel que llevamos utilizando desde el principio. Isabel, la dueña del bar, nos da sombrillas, nos invita a un vinito, y se sienta con nosotros un buen rato hablando-nos de su asociación.


Compramos unos fermentos locales: alcaparras y berenjenas pequeñitas. Deliciosos.

Desmontamos.

Volvemos a casa. Queso de cabra esta listo. Lo degustamos.

 

Acampada de indignados:
La segunda Acampada microscopica de microorganismos indignados.
Por la tarde a la plaza a participar en IndignArte: empieza con un grupo de samba, performance y circo. Nosotros somos un performance mas. Pero no exactamente. Hacemos una demonstración y un mini taller de levadura madre donde la gente se lleva consigo la levadura creada con los microorganismos capturados en los aires de la indignación. Los niños se emocionan con el bote en sus manos mezclando la harina con agua, esperando a  ver los microorganismos indignados que nos rodean en la plaza. Habia gente que dijo que lo llevara a Argentina! Repartimos nuestro pan de  levadura madre(sin chorizo) a todo del publico. Les comentamos que estos micro-organismos que estan en la plaza, se extenderán a través del pan que hornean, pasando de pan a pan, extendiendo la fermentación social y la indignación.

Mientras el espectaculo sigue en la plaza, en la iglesia al frente transcurre una boda de la clase alta. Mujeres vestidas en estas prendas que se las ponen una vez en la vida y se pueden ver solo en escaparates. Pensamos que dificilmente habra manera de que esta gente se acerque a la acampada y decidimos hacerles una trampa: Nos infiltramos en la iglesia y cambiamos las hostias por trozitos de nuestro pan de microorganismos indignados, los racien casados y sus invitados (todos bien vestidos) se quedan contagiados de indignación ciudadana desde dentro 🙂

Por la noche Protasia y Agripino nos invitan a subir a ver el taller donde Agripino tiene todos sus antiguos trabajos de escultura. Describir el trabajo sería dificil. Arriba de la casa hay una planta congelada en el tiempo. Entrar ahí es como descubrir un escondite. Realmente no da la ganas de describirlo en palabras aunque aprendemos mucho sobre Agripino y Protasia, su vida, arte y la agricultura.

El espacio es impactante. El trabajo – transformador. Se entiende perfectamente porque quieren romper la barrera entre un trabajo que transforma al nivel personal el artista y el espectador extendiencolo para incluir lo social y todos los ambitos de la vida. Parece una progresión lógica entre este trabajo y lo que se estan haciendo hoy en día como Culturhaza.

cronología de nuestra colaboración con los micro-organismos / capitulo 7

trabajo en el cortijo

rompiendo piñas

 

 

 

 

 

 

 

 

En Villarrubia:
Vamos a recoger las sillas y las mesas de la iglesia que nos prometio Baro el cura (comunista) de Villarrubia, para montar un puesto en el mercadillo de la Villarrubia el día siguiente. El encuentro con el cura otra vez se convierte en un cuento largo y entretenido sobre como empezó el pueblo de Villarrubia. Nos cuenta que el pueblo tiene su forma alargada porque se construyo a lo largo del camino de pastores que pastoraban sus cabras por allí. Los trabajadores del campo empezaron a construir chozas pero el permiso de construir casas no les fue cedido. Al poner un ladrillo venian los de la administración y lo tiraron abajo. El cura de entonces estaba luchaba contra los derrivos, poniendose en frente de las máquinas pidiendo que tiran abajo la iglesía antes de tirar una casa (se ve que la iglesia tampoco estaba construida legalmente)
Había una ley que decía que no se podía derrumbar una casa que ya tiene 4 paredes y un techo, así que empezaron a construir muy rápido, subiendo una casa entera en una sola noche. Para poder hacerlo tenía que colaborar todo el pueblo. Un día ayudaron a uno, y el otro día a otro. Según Baro, los de Villarrubia tienen el sentimiento de la solidaridad en la sangre.
Cargamos las mesas y sillas en el coche. Son unas mesas y sillas de escuela muy monas.

cargando sillas y mesas de la iglesia

Hicimos algunos recados de administración

Peña comunista

bordando mantel en la Peña comunista

Acampada microscopica de microorganismos indignados.
Durante la semana invitamos a todo el mundo a un encuentro en Culturhaza, desde la mañana cocinamos y preparamos:
-Croquetas de bulgur (kube) con champiniones y piñones (recogidos de un arból alto y precioso que crece en culturhaza hace muchos años).
-Pan de espelta y trigo hechos con levadura madre.

-Zito: un dulce hecho con trigo y nuezes
La gente llega puntual. Nosotros no estamos preparados (pensamos que en andalucia 19h significa 20h jajaja). Les invitamos a entrar a la cocina, alugnos ayudan a rellenar el bulgur, algunas dan una vuelta por la casa. Sentamos afuera abajo de las hojas de parras que aun no cocinamos.
Poco a poco va apareciendo mas gente: Antonio que es crudi-vegano, Cristobal que forma parte de un huerto ecológico por la zona, Bea que esta haciendo un plan para un huerto en forma de mandala en Culturhaza, entre otros…

boza

degustando fermentos

 

 

 

 

 

 

 

 

Al empezar escuchamos un gatito pequeño, lo encontramos en la terraza, tiene solo dos semanas y es su primer encuentro con el mundo humano..

gatito y buz

Presentamos nuestros proyecto, hablamos sobre el arte, la politica. la agricultura y sobre los microorganismos que no dejan la sociedad ser la misma y siempre crean nuevos alimentos, sabores desafiando los hechos de la sociedad. Comemos petalos de rosa fermentada, panecillos de malva fermentados, nopales fermentados. La gente han traido humus con leche. También Lomo de Orza, que es una comida fermentada de orígen local (de la sierra de los pedroches).

en sobremesa

cortando pan

Charlamos hasta muy tarde, la mesa llena de comida todavia, algunos bordan en nuestro mantel (mas sobre el mantel bordado en otro post).

bordando y charlando hasta las tantas...

cronología de nuestra colaboración con los micro-organismos / capitulo 6

1.6

Agripino se levanta a las 5 para regar. Lleva 3 días ya con el riego de los girasoles.

Vahida sigue sintiendose mal. Agripino y Protasia la llevan a la clinica en Villarrubia y después al hospital en Córdoba. Ahí llegan a la conclusión que esta sufriendo una intoxicación por causa de la herbicida Glifosato.

Vahida se queda a descansar en casa mientras Protasia, Moshe y Aviv van a Villarrubia.

Primero se reunen con el grupo de mujeres de la iglesia llevada por Isabel la monja (comunista). Nos explican sobre plantas silvestres comestibles que se comía durante “los años del hambre” y sobre postres (sopaipa, cañote, pestiño) que hacen hoy en día. Una de ellas era churrera y nos explica como hizo la masa madre cada noche para los churros del día siguiente. Hablan sobre como antes se podía comprar la masa madre en la panadería. Quedamos con ellas para venir y hacer sopaipa, cañote y pestiño el miércoles que viene.

Después vamos al encuentro de la red de consumo ecológico. Ahí conocemos a la gente de P.d.S. (nombre guardado por razones de seguridad:) que producen cerveza artesanal en un piso en el centro de Córdoba. M. de P.d.S. nos regala una levadura madre que tiene 100 años y viene de Italia. Nos explica que durante un tiempo estaba obsesionada por ella y tenía que mezclarla y darla de comer cada día. “era demasiado. Nos teníamos que separar” dice. Conocemos mas gente que produce alimentos ecológicos a pequeña escala y quedamos a escuchar una breve reunión.

 

Recetas del día:

Durante el día a ratos estamos cuidando el proceso de un pan de levadura madre hecho con espelta cultivada en sito. Es el primer pan que horneamos.

A la vuelta en Culturhaza cocinamos hojas de parra rellenos de arroz, Boza y Zito.

Boza y Zito son las dos recetas Balcánicas, las dos hechas de los mismos ingredientes. Boza es una comida refrescante y Zito un postre.

Memoria Colonizada/NOPHOTO: Aquí y allí

El proyecto Memoria Colonizada/NOPHOTO es un proyecto colectivo. Un proyecto de un colectivo, NOPHOTO,  para otro colectivo, los habitantes de Vegaviana. Los miembros de NOPHOTO trabajarán aquí y allí. Dándose el relevo unos a otros y realizando esa búsqueda de la que hablábamos en el anterior post tanto aquí, como allí, sean ese aquí y ese allí Vegaviana y Madrid, Madrid y Vegaviana, o cualquier otro lugar al que nos conduzca esta búsqueda.

Otro lugar importante en este proyecto será la red, el soporte de esto que escribimos/leeis. La red se ha convertido en un gran contenedor de memoria colectiva, en tanto en cuanto la población mundial conectada vuelca información sin cesar.

Y también el primer contacto con Vegaviana, para muchos, será la red.

En esa primera búsqueda de información nos llamó la atención una imagen de Vegaviana repetida, casi icónica. La de otro fotógrafo:  Joaquín del Palacio (Kindel).

Foto: Kindel © Herederos de Joaquín del Palacio

Foto: Kindel © Herederos de Joaquín del Palacio

 

Memoria Colonizada/NOPHOTO: comenzamos.

Comenzamos nuestra residencia en Vegaviana (Cáceres), un pueblo de colonización construído a partir de 1954. Nuestro proyecto, Memoria Colonizada, pretende acercarse al fenómeno de la colonización y el nacimiento de una nueva memoria colectiva haciendo uso de la fotografía el video, el documento sonoro y el escrito, desde diferentes aspectos: el del paisaje intervenido, el de la creación de nuevas poblaciones con una arquitectura uniformadora, el de la memoria oficial y la de los protagonistas, dando especial protagonismo a los actores locales, sus habitantes, a través de su memoria de sus álbumes familiares, sus testimonios o el de sus familias.

Nuestro proyecto es fundamentalmente una búsqueda. Una búsqueda sobre la memoria. Qué es la memoria colectiva y sobre todo cómo se formaliza esa memoria, son preguntas fundamentales a las que no sabemos bien si encontraremos respuesta en los habitantes de un pueblo con algo más de 50 años de historia o cuál será esa respuesta.